Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tenso compás de espera por Maxi

El Valencia da un ultimátum al artillero uruguayo: o responde en 24 horas o renuncia a su fichaje ä En Inglaterra afirman que el West Ham ofrece el pago de la cláusula a plazos

Maxi Gómez conduce perseguido por los jugadores del Rayo Vallecano Pozo y Medrán en el último partido de la pasada temporada. // J. Lores

Tenso compás de espera en torno a Maxi Gómez, cuyo fichaje por el Valencia sigue en el aire y amenaza con torpedear, si no se concreta, el acuerdo alcanzado entre el Celta y el conjunto che por el traspaso del punta uruguayo a cambio de Santi Mina, 14,5 millones euros (más 1,5 en variables) y la cesión por dos temporadas del defensa central Jorge Sáenz.

La irrupción del West Ham United el pasado jueves con una oferta de 40 millones por Maxi y una propuesta salarial para el delantero que mejora el salario que iba a cobrar en el Valencia ha dejado en suspenso la operación, que depende ahora de que acepte jugar el próximo curso en el club de Mestalla. Éste era el deseo inicial de Maxi y así se lo comunicó en su momento al Celta hasta que el club londinense, alentado por la agencia de representación del jugador, Stellar Group, lanzó su ofensiva.

El Celta ha rechazado los 40 millones que el West Ham ha puesto sobre la mesa para llevarse a Maxi. El club vigués está firmemente decidido a respetar el acuerdo de alcanzado con el Valencia y ha remitido al equipo inglés a la cláusula de rescisión del artillero (50 millones de euros).

Pero esta última negativa del equipo celeste no parece haber desanimado al West Ham. El canal deportivo Sky Sport informaba en la tarde de ayer de que los Hammers ofrecen ya al Celta los 50 millones estipulados en la cláusula liberatoria de Maxi, pero quieren negociar el pago de esta cantidad a plazos. De este modo, el West Ham se evitaría tener que depositar la cláusula liberatoria de Maxi en un solo pago, como exige LaLiga. Una fórmula menos lesiva para sus arcas y que económicamente podría convenir al Celta, pero que podría echar abajo la llegada a Balaídos de Mina y Sáez.

En Mestalla, mientras tanto, se impacientan y han dado un ultimátum al delantero: o da una respuesta en 24 horas o su fichaje queda definitivamente desestimado. La pelota está de nuevo en el tejado del jugador, que debe decidir en las próximas horas dónde va a jugar el próximo curso.

El Celta aguarda no sin inquietud el desenlace, consciente de que se le puede venir abajo una operación que llevaba semanas negociando y en la que había puesto un especial empeño, pues no solo le permitiría sumar a Santi Mina a la Operación Retorno, sino también cerrar el capítulo de los refuerzos defensivos e ingresar en sus arcas 14,5 millones con los que abordar el pago del fichaje de Denis Suárez.

Queda por ver ahora qué posición adopta el Valencia, pero parece complicado que se avenga a negociar de forma separada con el Celta por Mina y Sáez, si el club vigués acepta que el West Ham haga frente a la cláusula de Maxi a plazos. La solución, en pocas horas.

Compartir el artículo

stats