El técnico alicantino indicaba en sala de prensa que "me pareció el partido típico de estas situaciones, en donde los dos equipos nos jugamos la vida. Creo que hubo muy pocas ocasiones de gol, incluso el gol creo que fue una jugada aislada. A pesar de todo sabemos que el Celta B tiene calidad como para crear ocasiones. Nosotros controlamos bastante bien el partido. Nos salió tal y como lo teníamos pensado salvo en la jugada de balón parado en donde nos marcaron. La eliminatoria está totalmente abierta, tenemos el partido en casa ante nuestra afición y estoy muy seguro que se le va a hacer muy difícil".

El técnico dijo que "sabíamos que era muy importante marcar, pero nos queda el partido de casa, es la primera parte de una eliminatoria y creo que estamos en condiciones de levantarlo. Siempre hemos marcado en casa, y aunque el equipo está en estos momentos apesadumbrado por la derrota, pero están con ánimo, tienen ganas de la revancha y por lo tanto estamos con el mismo ánimo que antes de empezar el partido. Nuestra forma de entender el juego es la de ser efectivos, más que insistentes, por lo tanto nosotros no vamos a variar nuestra forma de jugar, aunque sí es cierto que en esta ocasión hemos utilizado jugadores para un sistema que nosotros no usamos y si ni hubiera sido por el córner en donde llegó el gol nos hubiera salido a la perfección. Era importante marcar, pero también no recibir".