18 de mayo de 2019
18.05.2019
CELTA - RAYO
null
Celta 22Rayo

Mañana será mejor

El Celta sella la permanencia con una pobre actuación ante el Rayo solo salvada por el doblete del moañés en los últimos minutos para empatar el partido

18.05.2019 | 23:21
Iago Aspas se escapa de Velázquez. // J. Lores

Mañana será mejor, se repetía todo el celtismo mientras desfilaba por los vomitorios de Balaídos de regreso a sus casas. Con la confirmación de la permanencia en el último partido termina una temporada de frustraciones y celebraciones agónicas para la familia celeste. Una campaña que tenía que acabar con una fiesta para premiar a una afición de la que solo se acordó Iago Aspas. El moañés, con un doblete en los últimos minutos, hizo sonreír a un estadio que contemplaba con inconformismo la pobre imagen de su equipo. Los vigueses se habían dejado ir ante el Rayo Vallecano y que perdían 0-2. El Trofeo Zarra no lo consintió. Apareció porque casi siempre lo hace y convirtió el funeral en una fiesta. Una imagen que refleja lo que ha sido Aspas para el Celta este curso. Toca pensar en el siguiente.

El Celta tenía todos los ingredientes para poner el broche a la temporada con un gran triunfo delante de su afición. Otra vez un nuevo recibimiento por todo lo alto en Balaídos, no había nervios ni presiones debido a que la salvación estaba hecha al 99% y Escribá dispuso a toda la artillería sobre el campo. El celtismo quería cantar la "Rianxeira". Pero quien dio el cante fue el Celta. El equipo se mostró apático y el Rayo Vallecano, ya descendido, lo aprovechó. Embarba transformó en la primera mitad un penalti cometido por Boudebouz y Álvaro Medrán tuvo todo el tiempo del mundo para articular un disparo preciso desde la frontal que batió a Rubén mediado el segundo tiempo. El celtismo, entre tanto, solo podía celebrar los goles del Alavés al Girona que garantizaban la permanencia pasase lo que pasase en Balaídos. Porque en Vigo los celestes solo habían puesto en apuros a Dimitrievski en una acción entre Lobotka y Aspas culminada por el eslovaco contra las manos del portero rayista.

Pero en los últimos minutos Iago Aspas sacó su orgullo y su calidad a relucir. Le ayudó la entrada de Boufal. El moañés recortó distancias en el 81 desde los once metros y en el descuento marcó un golazo de espuela tras un centro al primer palo de Olaza. Dos tantos del moañés en diez minutos le bastaron a Balaídos para perdonar los 80 anteriores. Porque con Iago Aspas siempre habrá fiesta en Balaídos.

Ficha técnica:

Celta: Rubén Blanco; Hugo Mallo, Cabral, Araujo, Olaza; Brais Méndez (Jozabed, m.75), Okay, Lobotka (Pione Sisto, m.84), Boudebouz (Boufal, m.60); Iago Aspas y Maxi Gómez.

Rayo Vallecano: Dimitrievski; Advincula, Catena, Velázquez, Akieme; Medrán, Agbo (Mario Suárez, m.56); Embarba (Javi Guerra, m.90), Pozo, Álvaro (Bebé, m.80); y Raúl de Tomás.

Goles: 0-1, m.29: Embarba, de penalti. 0-2, m.71: Medrán. 1-2, M.82: Iago Aspas, de penalti. 2-2, M.92: Iago Aspas.

Árbitro: Mateu Lahoz (colegio valenciano). Amonestó a Agbo, Álvaro, Catena y Dimitrievski, por parte del Rayo Vallecano.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la trigésimo octava jornada de la Liga Santander disputado en el estadio municipal de Balaídos ante 21.607 espectadores.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas