13 de abril de 2019
13.04.2019
null
Atlético de Madrid20Celta

Un Celta sin Aspas cae ante el muro del Atleti

► Los de Escribá notaron la ausencia del delantero moañés en todas las parcelas de juego
► El guardameta colchonero Jan Oblak fue una pared infranqueable para los celtiñas

13.04.2019 | 21:10



El Celta afrontaba uno de los partidos más difíciles de la temporada, ante el Atlético de Madrid, segundo clasificado y conjunto menos goleado de toda  LaLiga con tan solo 21 dianas, y en el Wanda Metropolitano, donde el club vigués nunca ha saboreado ni un punto y donde los colchoneros únicamente habían perdido un duelo -ante el Real Madrid-. Por si fuera poco, el artífice de los milagros de las pasadas jornadas, Iago Aspas, no estuvo presente en un encuentro para olvidar y se notó en el ánimo del equipo. Antoine  Griezmann, Jan Oblak y Álvaro Morata blindaron el choque con sendas acciones clave; el Celta pudo amedrentar a los colchoneros tras varios arreones que acabaría marrando y no consiguió sumar otro logro más a la racha de tres citas seguidas con premio en la competición doméstica -dos victorias, ante el Villarreal y la Real Sociedad, y el empate contra el Huesca-.

El Atleti comenzó dominando y lo intentó con dos disparos tempraneros de Saúl Ñíguez y Griezmann, mientras, el Celta, veía cómo pasaban los minutos sin ni siquiera llegar a probar al meta rival a pesar de tener enfrente a dos canteranos como Toni Moya y Francisco Javier Montero flanqueando la zaga defensiva en sustitución de Giménez -que cumplía ciclo de tarjetas- y Godín -por problemas musculares-. El técnico celeste, Fran  Escribá les dio la oportunidad a Emre Mor y Ryad Boudebouz por los ausentes Jozabed Sánchez, en el banquillo, y Aspas, sancionado. El turco, desaparecido, y el fichaje de invierno, tras unos minutos bien aprovechados la semana pasada, hoy no dejó tan mal sabor de boca, aunque se mostró demasiado intermitente.

Sería en el minuto 20 cuando los celtiñas verían el primer rayo de luz, que vendría acompañado de dos reflejos destellantes de Oblak: Maxi Gómez se revuelve en el área, saca el disparo, pero se encuentra con una mano milagrosa. Boudebouz aprovecharía el rechace para armar una volea en el aire que, de no ser por otra intervención clave del meta esloveno, ocuparía mañana todas las portadas de periódico.



El Celta se veía incómodo a cada segundo que pasaba, no era el mismo que ante el Villarreal o la Real Sociedad, cuando obró dos remontadas para la historia, pero ni siquiera se llegó a aproximar al nivel del duelo ante el Huesca. Aspas no estaba. Faltaba la pólvora, la alegría, los lloros, el faro que guiase a diez remeros hacia el objetivo, ese perfil del que sí disfrutó hoy el Atleti: Antoine Griezmann. El francés apagaría la mecha celtiña al filo del descanso, cuando más duele, tras conectar una potente falta inapelable para Rubén Blanco.

Tocaba remar en la segunda mitad. El Celta asumió su papel, pero seguía echando de menos al actor principal, y se notó, la película no tendría un buen final. Boufal pondría la miel en los labios con un tiro ajustado, pero Oblak se la volvería a arrebatar con otra acción determinante, una estirada abajo que alcanzó a desviar como pocos saben hacer. Todo para que Morata, tras una asistencia del 'Principito', sembrado hoy, enterrase cualquier esperanza visitante con un gol de delantero total: engaña a Blanco, le regatea y perfora la red con la pierna zurda sin piedad.





Tras el segundo mazazo, el Celta abandonaría la función para poner las miras en lo que será otra batalla hacia 'A nosa reconquista', el cara a cara contra el Girona del próximo sábado a las 13.00 horas en Balaídos.

Por delante, le quedan seis finales: Girona (en casa), Espanyol (fuera), Leganés (fuera), Barça (en casa), Athletic Club (fuera) y Rayo Vallecano (casa). Los de Príncipe dormirán hoy en el puesto 16º, a tan solo 2 puntos del descenso, en el que podría caer dependiendo de lo que haga mañana el Valladolid ante el Getafe en Pucela y el Villarreal contra el Girona en Montilivi. 





Ficha técnica
 

2 - Atlético de Madrid: Oblak; Juanfran, Toni Moya, Montero, Filipe (Arias, m. 72); Koke, Rodrigo, Saúl, Vitolo (Morata, m. 62); Griezmann (Mollejo, m. 91) y Correa.
 
0 - Celta: Rubén Blanco; Hugo Mallo, Cabral, Araujo, Lucas Olaza; Emre Mor (Sisto, m. 66), Okay Yokuslu (Fran Beltrán, m. 84), Lobotka; Boufal (Jensen, m. 85), Maxi Gómez y Boudebouz.
 
Goles: 1-0, m. 42: Griezmann, de falta directa con la zurda. 2-0, m. 75: Morata regatea a Rubén Blanco y marca, tras una asistencia de Griezmann.
 
Árbitro: De Burgos Bengoetxea (C. Vasco). Amonestó a los locales Juanfran (m. 56) y Griezmann (m. 68) y a los visitantes Boudebouz (m. 37) y Lucas Olaza (m. 88).
 
Incidencias: Partido correspondiente a la trigésimo segunda jornada de LaLiga Santander, disputado en el estadio Wanda Metropolitano ante 55.269 espectadores
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook