La afición del Celta, incluso cuando todo pintaba de negro con el 0-2 ante el Villarreal la semana pasada, Balaídos era una orquesta de ánimos hacia los jugadores celtiñas. Hoy se ha repetido la hazaña, esa ansiada remontada, y los futbolistas se lo han agradecido a los más de 20.000 seguidores que le han plantado cara al frío, a la lluvia y a las adversidades del club este año.

Lo cierto es que los aficionados célticos empezaron antes que nadie el choque ante el conjunto donostiarra. Desde horas antes, llenaron los alrededores de Balaídos para aupar a su equipo a la victoria, finalmente conseguida.

El Celta visitirá la próxima semana el Wanda Metropolitano, donde le espera un Atleti dolido tras caer ante el líder, el Barça, y perder, prácticamente, LaLiga, pero que contará con la ventaja de la ausencia de Aspas, sancionado por cumplir ciclo de tarjetas.

Los de Escribá duermen ya fuera de la zona de peligro de la competición doméstica con 32 puntos, quintos por abajo, a 2 del descenso, pero con una dinámica más que positiva tras el regreso de 'O Rey das bateas': 7 puntos en 3 encuentros.