15 de marzo de 2019
15.03.2019

Dos triunfos que mostraron el camino

Antonio Núñez y Canobbio, protagonistas de las dos únicas victorias ligueras del Celta en el Bernabéu en lo que va de siglo, apuestan por "jugar sin miedo" mañana en el reestreno de Zidane para volver a sorprender al gigante blanco

15.03.2019 | 02:14
Los jugadores del Celta felicitan a Antonio Núñez, en el centro de la imagen, tras su gol en el Bernabéu ante la decepción del madridista Míchel Salgado. // B. Echevarri

El Santiago Bernabéu ha sido históricamente un campo esquivo para el Celta, que tan solo ha logrado seis victorias en 52 visitas ligueras al coliseo blanco. En el presente siglo, amén del triunfo copero obtenido hace dos años con Eduardo Berizzo, las dos únicas victorias ligueras de los célticos en Chamartín se produjeron, de forma consecutiva, en las temporadas 2005-06 (2-3) y 2006-07 (1-2) con Fernando Vázquez al mando.

Antonio Núñez, que se crio en la cantera madridista y militó en el conjunto blanco y el Liverpool antes de firmar por el Celta, y el uruguayo Fabián Canobbio participaron en ambas victorias y fueron protagonistas y autores, junto el chileno Pablo Contreras, de los goles celestes en la primera de ellas. Ronaldo Nazario y Julio Baptista anotaron los tantos blancos.

La siguiente temporada, antes de que la trayectoria del Celta se envenenara y acabase descendiendo, los celestes doblegaron también a domicilio al gigante blanco con participación de Núñez y Canobbio, aunque fueron Fernando Baiano y Jorge Larena, saliendo del banquillo por el uruguayo, los autores de los goles celestes. El centrocampista madrileño y el atacante charrúa recordaron ayer, en conversación con este diario, ambos partidos y hablaron del que mañana espera al equipo de Fran Escribá en el reestreno de Zinedine Zidane al frente del banquillo blanco .

"Aquella victoria fue toda una sorpresa. Si no recuerdo mal, era el segundo partido de Liga y arrancamos muy bien. Creo recordar que ganamos el primer partido en casa al Málaga y luego ganamos en el Bernabéu, que era algo con lo que nadie contaba", rememora Antonio Núñez, actualmente retirado. Y agrega: "Para mí fue muy especial porque era la primera vez que volvía al Bernabéu después de dejar el Madrid".

Fabián Canobbio tampoco olvidará fácilmente aquel encuentro, que se recordará por el gol fantasma que le marcó a los blancos y acabó subiendo al marcador.

"Cómo voy a olvidarlo. En aquella época también tenían un gran equipo y nosotros, que éramos un recién ascendido, logramos convertirle tres goles a aquel Madrid", apunta desde Montevideo Canobbio, que recuerda perfectamente su famoso gol al equipo blanco: "Fue un saque de banda de Diego Placente. Sacó rápido, le dio el balón a Baiano y éste le ganó en el cuerpo a cuerpo a Sergio Ramos y tiró el balón al medio. Yo le pegué con todo y no supimos nada hasta que el árbitro concedió el gol porque no dio tiempo a ver nada. Fue muy rápido. El balón pegó en el travesaño y salió".

Pese a las quejas del equipo blanco, que consideró aquella jugada clave para la derrota, Canobbio cree que la victoria del Celta fue más que merecida. "Más allá de ese gol fantasma, hicimos un grandísimo partido. Ir a ese campo, hacerle tres goles y muchas ocasiones al Madrid y no pasar mucha zozobra no es nada fácil. Fue algo para recordar y creo que todos los que estuvimos en el campo ese día nunca lo olvidaremos", señala Canobbio, a quien una lesión en el tendón de Aquiles le obligó a colgar las botas hace un año.

Tanto Canobbio como Núñez destacan la gran calidad de aquel Celta recién ascendido que se clasificó para la UEFA aquella temporada y descendió, ya con Carlos Mouriño al frente del club, en la siguiente.

"Se hizo una plantilla estupenda, con gente como Silva, Baiano, Oubiña o Canobbio y se completó un gran año. Nos metimos en UEFA y creo recordar que nos quedamos como a un punto de la Champions. Al año siguiente no se pudo repetir, pero bueno, a veces a ciertos equipos que no sean los top les pasa factura jugar en tres competiciones y creo que fue eso lo que nos pasó porque acabamos descendiendo", comenta.

Canobbio, mientras, achaca el descenso a una mala racha que el equipo no fue capaz de superar. "Caímos todos en un bache generalizado del que no conseguimos salir. Cuando agarras esa racha de perder, al mínimo error te marcan y cuesta mucho que entre el balón. Entrabas al campo a ganar, por supuesto, pero sabiendo que ibas a luchar contra todo. Parecía que todo jugaba en contra", explica.

A la hora de analizar la actual visita de los celestes al coliseo blanco, Núñez se muestra más optimista que Canobbio en torno a las posibilidades del conjunto que dirige Fran Escribá. "El Celta va al Bernabéu en una situación muy delicada, pero en la que ya no tiene mucho que perder. Ahora mismo está en puestos de descenso, con lo cual todo lo que puede hacer es mirar hacia arriba", subraya el madrileño, que precisa: "Yo iría sin complejos. Tiene que ir a por el partido sin miedo de que sea el Real Madrid, que tampoco está nada bien. Es la vuelta de Zidane y será su primer examen".

El efecto antidepresivo que ha generado en el madridismo puede volverse en contra del Madrid, según Núñez. "Un entrenador nuevo siempre es un revulsivo, pero puede ser un partido con una cierta presión para el Madrid. Ha sido un año muy malo y vuelve al Bernabéu después de la hecatombe de estas últimas semanas. Si el partido no empieza bien, el Bernabéu puede volverse en su contra y tener problemas", advierte.

El exmadridista cree que, pese al regreso de Zidane, el momento es propicio. "El Celta tiene que aprovechar este momento para ir al Bernabéu sin miedo ni complejos. Hay varios equipos que ya han ganado en el Bernabéu este año y también puede aprovecharse de esta circunstancia porque el Madrid no anda con confianza en casa", observa.

Fabián Canobbio no se muestra tan optimista. "Jugar contra el Madrid siempre es complicado. Cuando era futbolista yo prefería jugar contra el Madrid cuando va primero que cuando tiene problemas. Con el cambio del entrenador la mayoría de los futbolistas van a querer significarse para que el entrenador los quiera para la próxima temporada porque saben que la limpieza va a ser importante. Y claro, son jugadores de mucha calidad", indica.

El charrúa coincide, sin embargo, con Antonio Núñez a la hora de señalar que es más lo que el Celta tiene que ganar que perder en el Bernabéu y que lo principal es afrontar el choque "sin miedo" porque "es en esta clase de partidos en los que hay que ir a mostrar lo que uno tiene y el jugador quiere dar siempre su mejor nivel".

Y el Celta, retoma Antonio Núñez, también tiene calidad. "Me sorprende ver al Celta en esta posición porque tiene una gran plantilla. Nadie se lo esperaba, aunque creo que la lesión de Iago le ha hecho bastante daño. Pero tiene una plantilla que da para mucho más", subraya el excéltico.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook