14 de marzo de 2019
14.03.2019

Kevin Vázquez: "Otros han ganado en el Bernabéu esta temporada y queremos repetirlo"

Ve igual de implicados "a los cedidos, a los que acaban contrato y a los que vamos a estar el año que viene"

14.03.2019 | 03:12
Kevin Vázquez, en A Madroa. // M.G. Brea

Kevin Vázquez, eterno capitán del filial, con récord de partidos y victorias, cumplió su sueño de pertenecer al primer equipo cuando ya pareció que se le agotaba el tiempo. Y asumió el precio: compartir la posición con Mallo, condenado de antemano a rebañar sus sanciones o lesiones. O ni siquiera eso, como cuando Mohamed eligió a Roncaglia para el lateral derecho. El nigranense ha tenido que pelear incluso por desempeñar el rol de alternativa, con dos apariciones en Liga y otras tantas en Copa. Ahora se ha recuperado a tiempo de una lesión en el pectoral para ofrecer sus servicios a Escribá en el Bernabéu.

- Ha recibido el alta médica a tiempo de pelear por la plaza que deja libre Mallo por sanción. ¿En qué estado se encuentra?

- No es fácil. Llego sin dos o tres semanas de entrenamiento, sin ritmo de competición. Pero hemos hecho un buen trabajo con el preparador físico. Estoy en buen momento.

- Ha jugado poco esta temporada, aunque con buenas críticas.

- No es fácil llegar y tener que hacerlo bien en un partido puntual. Al final entrenas todas las semanas con gente de muchísimo nivel y eso sirve para llegar al momento de la competición de la mejor manera.

- ¿Se ve jugando en el Bernabéu, en resumen?

- Ojalá Fran Escribá confíe en mí, que me vea bien entrenando aunque regrese de una lesión.

- Sabía que al coincidir con Mallo probablemente dispondría de pocos minutos. ¿Cómo lo ha asumido, una vez que ha sido cierto?

- Sabía a lo que me exponía. Tenía de rival en mi puesto al capitán del equipo y a uno de los mejores laterales derechos de España. Compites para mejorar y si puede ser, para conseguir algún minuto. Yo estaba preparado para darlo todo por el equipo cuando saliese.

- Es el último, de momento, en una saga de especialistas canteranos en tiempos modernos: Otero, Míchel, Mallo o incluso Jonny.

- Parece que el Celta se ha especializado en sacar laterales derechos. Es bueno para mí y para los que vienen de abajo en esa posición. Y es un orgullo estar junto a ellos, no a su nivel, pero sí en una posición que ellos cubrieron.

- Cada entrenador establece su reparto de papeles en la plantilla. Mohamed ni siquiera contó con usted cuando faltó Mallo pero sí confesó públicamente que se había equivocado tras su actuación ante la Real. Pero al poco llegó Cardoso. ¿Cree que su función variará con Escribá?

- Pasé un momento difícil con Mohamed, cuando no me convocó ante el Valladolid (con Mallo de baja, jugó Roncaglia). Fue muy duro. Pero seguí trabajando bien y ese trabajo dio sus frutos en el partido de Copa, cuando dijo que confiaba en mí. Con Cardoso, igual. Tenía un papel dentro de lo que yo creía que era importante. Porque tienes que sumar desde la posición en la que estés. Yo siempre he intentado sumar lo máximo desde mi rol y será igual con Fran, toque lo que toque.

- Pero es la primera vez en toda su trayectoria, que incluye el récord de partidos con el filial, que no juega cada siete días.

- Es duro. Siempre tuve la suerte de que los entrenadores confiasen en mí. Pero yo asumí ese papel, sabía el reto que tenía por delante y que iba a pasar momentos difíciles, de no jugar. El entorno me ayuda. Necesitas tener las ideas claras, saber qué quieres conseguir y no venirte abajo. Para eso están la familia y los amigos, apoyándome siempre.

- Usted era capitán y referente moral en un filial en el que ha conocido situaciones tan complicadas como la del primer equipo. De hecho llegaron a descender (el club compró la plaza del Ourense).

- Son plantillas muy distintas. El objetivo de aquel filial era la salvación. Aquí el objetivo al principio era otro, muy alto. No se da así y la situación resulta difícil de gestionar, mucho más que aquella. Los capitanes, Hugo, Sergio y Iago, están haciendo un buen trabajo. Solo falta sacar los frutos. Yo sumaré lo que pueda, también desde esa situación que viví anteriormente.

- ¿No le apetece actuar con la jerarquía con la que ase comportaba en el vestuario del Celta B?

- Tú tienes que saber también dónde estás. No tengo el papel tan importante que tenía abajo. Pero dentro de mi rol, la responsabilidad también es mía en el apoyo a los compañeros, en el ánimo o en abroncarlos en cualquier momento. Hay que estar en esas situaciones como cualquier jugador y hacerse valer.

- ¿La presión de intentar salvar al primer equipo pesa más que la que tenía de intentar salvar al filial?

- Yo creo que no. Es un descenso, es tu equipo. Tu club prevalece sobre lo demás, da igual que sea en el filial, en el juvenil o en el primer equipo. Aquí la repercusión es mayor, pero las sensaciones que experimentas en un partido son las mismas.

- La crisis parece cuestionar el modelo, los fichajes, la política deportiva, la calidad de la plantilla. Usted sabe que la presión afecta de forma muy diferente a cada uno.

- Todos conocemos el rendimiento que pueden dar los jugadores que ya estaban aquí. Pione Sisto se salía en Europa League y ahora parece que no encuentra su fútbol. Y muchos. Esa situación es muy complicada: muchos cambios, jugadores nuevos, no salen bien las cosas y entras en bucle. No es fácil. Ahora tenemos la idea clara y esperamos que todo salga bien.

- No existen fórmulas mágicas en dinámicas colectivas.

- La gente te dice: "Venga, espabilad". No sé si es por abroncarnos o por apoyarnos. Pero cualquier jugador que yo conozca quiere hacerlo bien. Hay cosas que no salen. Nos está pasando ahora mismo y esperemos que cambie.

- Se está creando un clima mesiánico en torno al regreso de Aspas.

- Quizás sea más fuera del vestuario. Tú sabes que si un jugador lleva parado mucho tiempo, le va a costar entrar. Es Iago Aspas, un jugador estratosférico. Pero no es fácil para ninguno. Cada uno debe coger más responsabilidad y asumir su ausencia con mejores partidos.

- Es cierto que de Iago se espera un efecto anímico inmediato. Como ha podido tener el regreso de Zidane al Real Madrid. ¿Ha pensado: "Podían haber esperado una semana más"?

- Puedes pensar eso, pero también nosotros cambiamos de entrenador y ni con Cardoso ni con Escribá ganamos ese primer partido que se suele dar como victoria segura. Esperemos que le pase lo mismo al Real Madrid.

- ¿Le resulta extraño imaginarse en el Bernabéu pocos meses después de recorrer la Segunda B?

- Cambia el exterior. Dentro es fútbol igual y espero que salga tan bien como los partidos en Barreiro.

- La situación no les permite desperdiciar ningún partido.

- Estamos preparando el partido para ir al Bernabéu y ganar. Otros equipos lo hicieron esta temporada y nosotros queremos repetirlo.

- No podrá medirse a Vinicius. ¿Le hubiera gustado?

- Es un jugador que busca muchos duelos individuales, que encara mucho, y me gustan jugadores así, que se atreven y te buscan las cosquillas. Me gusta intentar ser el ganador del duelo. Hay otros extremos que se meten más por dentro y se escapan de ti. A mí me gustan los que me retan.

- ¿La palabra descenso está presente en su día a día, en lo que significaría para el club y para cada uno de ustedes?

- Está presente. Ninguno quiere llevarse consigo a la espalda un descenso, por mucho que acaben contrato, que sean cedidos o que vayamos a estar el año que viene en el club al que queremos todos. Pesa mucho y nos lo queremos sacar de encima.

- En Segunda salieron o cuajaron Lago, Abalo, Aspas, Toni, Túñez, Vila, Mallo? Una generación esencial en el ascenso. ¿Ve en la cantera preparada para desarrollar ese papel si fuese necesario?

- Ahora mismo ya en el primer equipo hay canteranos que son capaces de sacar esta situación adelante sin tener que descender. Pero yo creo que sí. Viene de abajo gente preparada y se quedará también gente muy preparada. Pero no vamos a pensar en eso, sino en que esta generación lo va a sacar.

- ¿Cómo valora la actitud de la afición en Balaídos?

- Ellos tienen todo el derecho del mundo a expresarse como quieran dentro de Balaídos. Pero sí que tenemos que buscar todos juntos lo que queremos para el club. Yo quiero que el Celta esté lo más arriba posible y ellos también. Necesitamos ese apoyo. La salvación pasará por ganar los partidos de casa sobre todo.

- Estudia Química. ¿El paso al fútbol profesional o la presión personal de la crisis le afectan a ese nivel?

- Los estudios me ayudan a evadirme del fútbol. Si llego a casa y pienso solo en que llegue el fin de semana, que tenemos que sacar esto adelante? Estudiar por las tardes me ayuda a no comerme la cabeza durante el tiempo libre.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook