13 de marzo de 2019
13.03.2019

Zidane paraliza el plan de salidas y llegadas

"Damnificados" de Solari, como Isco y Marcelo, recobran la esperanza de reivindicarse

13.03.2019 | 01:21

La irrupción de Zinedine Zidane en escena ha volteado la situación de la plantilla del Real Madrid justo en la semana del encuentro contra el Celta. Una recta final de temporada que se presumía tortuosa, proclive a pañoladas en la grada y malos gestos en el vestuario, se ha tornado ilusionante. Con Zidane, todo vuelve a ser posible en cuanto a salidas, y en consecuencia llegadas, el próximo verano. Y los jugadores apurarán sus mejores opciones.

Aunque no existía una lista cerrada de prescindibles, al menos que haya trascendido, había nombres claros sobre la mesa; entre ellos, los de Isco y Marcelo, pesos pesados convertidos en jugadores absolutamente intrascendentes durante el mandato de Solari. El regreso de Zidane ha tenido un efecto inmediato en su actitud. Aunque el técnico del Real Madrid no se acercó a la ciudad deportiva de Valdebebas hasta ayer por la tarde, varios jugadores entre los que se encontraban Isco y Marcelo acudieron a entrenar por la mañana.

El día libre para la plantilla madridista no lo era para todos sus jugadores. La planificación existente para la semana marcaba que Isco y Marcelo debían acudir a completar un entrenamiento. Allí coincidieron con lesionados como Marcos Llorente, el brasileño Vinicius y Lucas Vázquez, que siguen su plan de recuperación. El que más cerca está de regresar es Llorente, que trabaja ya sobre el césped e intensifica el ritmo para sumarse en las próximas horas a la dinámica de grupo y poder cubrir la baja de Casemiro, por sanción, ante el Celta. El delantero Mariano Díaz, que se perdió por molestias físicas el último partido en Valladolid, también se entrenó por la mañana.

Zidane tendrá varias semanas para decidir qué lista de bajas o transferibles ofrece al club, con casos tan controvetidos como el de Bale, decepcionante en una temporada en la que debía tomar el puesto en la jerarquía de Zidane, pero siempre protegido por Florentino Pérez. No se sabe si el Madrid realizará alguna venta jugosa. Se da por sentado que acometerá fichajes galácticos como parte del acuerdo con Zidane.

El regreso de Zinedine Zidane al banquillo del Real Madrid ha disparado los temores en Francia a que éste pueda ejercer su gran ascendiente sobre la estrella del Paris Saint-Germain (PSG) Kylian Mbappé para convencerle de que fiche por el club español.

Hace sólo dos días, el delantero francés anunció solemnemente en el programa Téléfoot del canal "TF1" que "es seguro" que la temporada que viene seguirá en el PSG.

Sin embargo, a esas horas su ídolo "Zizou" no era todavía entrenador del Madrid. La vuelta del francés al Santiago Bernabéu ha abierto las especulaciones en la prensa francesa acerca de una tentativa madridista por hacerse con quien aparece como el "crack" del futuro.

"Hazard y Mbappé, objetivos", titula el diario deportivo "L'Équipe" una de las piezas de la amplia cobertura que dedica desde su portada al "todopoderoso Zidane".

Para el rotativo, el entrenador ha obtenido garantías por parte del presidente Florentino Pérez de que podrá confeccionar su plantilla, y Mbappé es el elegido "para compensar el vacío dejado por Cristiano Ronaldo". "L'Équipe" llega incluso a aventurar que "está escrito que Mbappé llegará algún día a la Casa Blanca, que le fascina desde la infancia", aunque ese momento, puntualiza, a priori todavía no ha llegado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook