El Celta sigue confiando en Miguel Cardoso, al menos hasta el partido de mañana sábado en Mendizorroza, donde les espera un Alavés que pelea por los puestos europeos. Pese a esta delicada situación, el entrenador de Trofa cuenta con el apoyo de buena parte de la plantilla. El último en reconocerlo en público es Fran Beltrán. El centrocampista pasó ayer por la sala de prensa de A Madroa para analizar la situación tras la goleada encajada ante el Levante. "Son tiempos difíciles para nosotros, pero vamos con muchísimas ganas de conseguir los tres puntos en Vitoria y enganchar una racha buena".

"Los resultados son los que son, nunca engañan. Este equipo trabaja fuerte cada día, todos damos lo mejor de nosotros. Si con esto no nos llega, hay que dar más aún. Todavía podemos dar más, pero la confianza es normal que esté faltando", admite Beltrán.

El joven futbolista se muestra autocrítico: "En el partido del Levante tuvimos mucha culpa los jugadores, que no supimos cómo reaccionar. Se dio así y no hay que darle más vueltas. Hay que pensar en el próximo, que es el partido más importante hasta ahora".

El apoyo al técnico es generalizado, según Beltrán: "El mensaje que el vestuario es de unidad, vamos todos a una. Confiamos en el compañero y vamos a ir a por todas. Estamos con el entrenador a muerte. Creemos en su idea y vamos todos a una con él". Y esa "unidad", sostiene el jugador, puede llevarles a evitar el descenso: "No le tengo miedo a la palabra descenso. Le tengo mucho respeto. Es lo peor que te puede pasar en estos momentos, pero el equipo está capacitado., tiene jugadores de mucha calidad y, estando unidos, vamos a sacar esto adelante".