10 de febrero de 2019
10.02.2019

El Celta vuelve a la carga: segundo comunicado contra el arbitraje en Getafe

El equipo celeste destaca su "desconcierto" y "malestar"

10.02.2019 | 18:02
Los jugadores protestan al colegiado. // LOF

El arbitraje del encuentro de ayer en el Coliseum Alfonso Pérez entre RC Celta y Getafe CF sigue provocando terremotos en Vigo. Menos de 24 horas después del primer comunicado para rechazar la actuación del colegiado González Fuertes, el conjunto celeste vuelve a la carga para hacer público, "desde la más absoluta tranquilidad y tras una pausada reflexión", su "absoluto desconcierto y malestar" por el trabajo del referí, "que ofreció decisiones totalmente incomprensibles".

"La revisión de las jugadas decisivas del partido no hace sino ratificar la postura del RC Celta, que fue perjudicado de manera incomprensible, en especial cuando el arbitraje dispone de elementos técnicos como el VAR para subsanar errores claros y manifiestos como los sufridos por el equipo celeste", lamenta el Celta.

Así, y como consta en el documento, el club "se pregunta" varias cuestiones en relación a las decisiones de González Fuertes en el encuentro de ayer:

"El club se pregunta si una actuación arbitral como la del pasado sábado puede quedarse en el olvido sin un mínimo de reflexión y análisis por parte de los implicados y si su gravedad no es mayor, si cabe, dada la mala o nula utilización de elementos de apoyo y corrección como el VAR. El club se pregunta qué criterio se puede aplicar para señalar penalti de Hugo Mallo y por qué el colegiado no fue advertido desde el VAR de su manifiesto error. El RC Celta se pregunta si en una jugada tan ajustada como la del fuera de juego señalado a Hugo Mallo en el segundo gol celeste es suficiente una revisión de tres minutos a través del VAR cuando anteriormente ante la duda no se señalaba fuera de juego. ¿Por qué no se mostraron las líneas y en un partido posterior sí se hizo?

Se pregunta además por qué el colegiado no señaló ninguna de las infracciones, algunas más que evidentes, que sufrió Maxi Gómez y después el delantero sufrió las dos amarillas más rápidas de la historia de esta competición. El club se pregunta por qué ni el árbitro ni el VAR fueron capaces de ver la clara mano dentro del área de Flamini en la segunda mitad. ¿Cómo es posible que esa jugada, clara y determinante, les pasara desapercibida?"




Compartir en Twitter
Compartir en Facebook