14 de enero de 2019
14.01.2019

A dos puntos del abismo

El equipo de Cardoso desciende a la decimoséptima plaza al concluir la primera vuelta

14.01.2019 | 01:29
Miguel Cardoso, durante un partido del Celta en Balaídos. // M.G.Brea

El Celta camina hacia el abismo en LaLiga después de encadenar tres derrotas y sumar uno de los doce últimos puntos en juego. Después de consumar una nueva derrota en Vallecas por goleada, el equipo que entrena Miguel Cardoso concluye la primera vuelta del campeonato en la decimoséptima posición, a dos puntos del descenso. Hacía más de un año que los célticos no asomaban por el borde de los confines de la clasificación. No caían tan bajo desde septiembre de 2017, cuando los jugadores dirigidos entonces por Unzué empataron en casa contra el Getafe en la quinta jornada de la competición. Apeados de la actual edición de Copa del Rey en la primera eliminatoria, a los célticos les esperan rivales como el Valencia y el Valladolid para completar un mes de enero que ha comenzado con mal pie: derrotas con el Athletic Club en casa (1-2) y ante el Rayo en Vallecas (4-2).

El cambio de entrenador no ha producido los beneficios esperados en el Celta, al que Mohamed dejó en la decimocuarta plaza con 14 puntos. Con su sucesor, Cardoso, el cuadro celeste ha perdido tres posiciones en la tabla después de registrar un negativo balance: 4 derrotas, 1 empate y 2 victorias. Tras sumar seis puntos seguidos ante Huesca y Villarreal, los celestes no pasaron del empate en Balaídos contra el Leganés. En el Camp Nou cerraron el año con una derrota por 2-0 ante el líder. Contra el Barcelona, el Celta perdió por lesión durante aproximadamente un mes a su estrella, Iago Aspas. Y sin el moañés en el campo, el equipo celeste se desmoronó como un castillo de naipes: perdió dejando muy malas sensaciones ante dos equipos de la zona de descenso.

Antes de consumarse los tropiezos contra el Athletic y el Rayo, el conjunto celeste se despidió de 2018 en la undécima posición, a la misma distancia de 5 puntos con los puestos europeos que con los de descenso. La tercera derrota consecutiva ha hecho perder seis posiciones a los de Cardoso, que ahora se sitúan decimoséptimos, con dos puntos de ventaja sobre Rayo Vallecano. La clasificación la cierran el Villarreal, con 17 puntos, y el Huesca, con 11. Los puestos europeos se alejan cada vez más para el Celta, que ahora ya se encuentra a 7 puntos del Getafe.

La última vez que los celestes habían visitado tan peligrosa posición fue en el arranque de la temporada pasada, con Juan Carlos Unzué. El técnico navarro, sin embargo, fue mejorando los números para finalizar la primera vuelta del campeonato con el equipo en el undécimo puesto, con 25 puntos.

Tras el último regreso a la máxima categoría, el Celta no manejaba tan malos resultados desde el primer año de Eduardo Berizzo en el banquillo. El argentino también concluyó la primera mitad del campeonato con 21 puntos, aunque clasificado en la undécima posición. Mejoró las cuentas en los dos años siguientes: 31 puntos en la decimonovena jornada del curso 2015-16 y 27 en el siguiente. Peor le fue a los célticos en este primer tramo de LaLiga con Luis Enrique Martínez y con Paco Herrera. Tanto el asturiano como el pacense llevaron al equipo hasta la decimoquinta plaza en el ecuador de la temporada, después de sumar 19 y 18 puntos, respectivamente.

En su defensa, Cardoso insiste en la igualdad extrema que gobierna LaLiga en esta temporada, pero la segunda apuesta del club para esta temporada comienza a preocupar por la mala imagen que el equipo ha mostrado en las dos últimas jornadas. Se esperaba que el equipo perdiese pegada sin el lesionado Iago Aspas, pero resulta alarmante la fragilidad defensiva (12 goles encajados en Liga con el técnico portugués), la confusión en la zona de creación y el desacierto en la gestión del banquillo durante los partidos. Además, la falta de autocrítica dificulta la búsqueda de soluciones en un equipo al que le esperan en el arranque de la segunda vuelta del campeonato dos compromisos vitales para su futuro inmediato. El Valencia visita Balaídos el sábado con su entrenador cuestionado. Marcelino García Toral ha perdido el crédito que se ganó tras convertir de nuevo Mestalla en estadio de la Liga de Campeones. Los valencianistas son décimos, con 23 puntos, después de ceder un empate en casa frente al Valladolid. El conjunto vallisoletano recibirá la última semana de enero a los célticos, a los que les arrancó un empate en la primera vuelta en Balaídos (3-3). Los de Sergio González tampoco van sobrados de puntos a estas alturas del campeonato: suman 22 y ocupan la decimotercera posición. Ante estos dos rivales directos, los de Cardoso se juegan más que tres puntos en su intento por escapar del abismo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook