Partido por todo lo alto para despedir el año en el campo de Condomínguez, en donde el Val Miñor recibe al Celta en un derbi cargado de alicientes y con mucho en juego.

Evidentemente quienes más se juegan son los célticos, que únicamente tienen un punto de ventaja sobre el segundo clasificado, el Sporting de Gijón, que esta tarde recibe la visita de un Alondras que no puede fallar si quiere mantener sus opciones de lograr la permanencia en la categoría. Por su parte, el Val Miñor están en una situación en la que los tres puntos en juego dejaría la permanencia poco menos que sentenciada, pues tiene diez puntos de ventaja sobre el equipo que marca el descenso, el Covadonga, equipo al que le tiene tiene ganado, además, el golaverage.