El papel de la cantera se ha visto reforzado con la llegada de Miguel Cardoso al banquillo del Celta. Con el técnico portugués son cinco futbolistas formados en A Madroa los que aparecen en el once inicial. Sucedió ante la Real Sociedad y el Huesca. Además de rozar la mitad de los componentes del equipo que perdió en Anoeta y que ganó en Balaídos, los canteranos destacan por aportar el 56 por ciento de los goles del equipo vigués. En las catorce primeras jornadas, el Celta suma 25 tantos, que le convierte en el tercer mejor equipo de LaLiga, solamente superado por el Barcelona y el Sevilla.

Ante el Huesca, Cardoso apostó por los canteranos Rubén Blanco, David Costas, Hugo Mallo, Brais Méndez y Iago Aspas. Los tres últimos protagonizaron la jugada que concluyó con el primer tanto del moañés, que repitió en la segunda mitad para dejar sentenciado el partido.

Aspas,Brais y Mallo suman un total de 14 goles; diez, tres y uno, respectivamente, lo que supone el 56 por ciento del poder ofensivo del Celta. Además de estos aciertos, este trío que se formó en A Madroa ha aportado un total de siete asistencias del gol: una el moañés, tres el mosense y otras tantas el marinense.

El porcentaje de goles alcanzado por la cantera en este campeonato supera al resto de las seis temporadas anteriores, desde el último ascenso del conjunto vigués. El curso pasado se alcanzó el 42,3 por ciento de aportación de los de casa en las estadísticas de remates certeros, según Afouteza e Corazón. En la temporada 2012-13, la cantera anotó el 40,5 por ciento de goles; al año siguiente bajó hasta el 16,3% (Aspas se había marchado al Liverpool). Aumentó hasta el 19,1% en el curso 2014-15. Y ese crecimiento ha sido imparable: 31,3% (15-16), 41,5% (16-17) y 42,3 (17-18).