14 de noviembre de 2018
14.11.2018

A Madroa se adapta al nuevo método

Cardoso inicia su trabajo sin internacionales, que se incorporarán la próxima semana

14.11.2018 | 02:26
El primer entrenamiento de Miguel Cardoso con el Celta. // J. Conde
A Madroa se adapta al nuevo método

Miguel Cardoso vivió una jornada intensa en su estreno como técnico del Celta. El preparador portugués dirigió su primera sesión de trabajo en A Madroa dos horas después de concluir su presentación en A Sede. Acompañado de sus colaboradores Jorge Maciel (asistente principal), Antonio Calado (preparador físico) y Francisco Costa (analista), Cardoso tomó contacto con una plantilla en la que faltaban nueve internacionales y con la mayoría de ellos no contará hasta mediados de la próxima semana. Como reconoció el luso en la rueda de prensa, este paréntesis en LaLiga por los compromisos de las selecciones supone un inconveniente añadido para acelerar la aplicación de la nueva metodología y de los planes tácticos debido a la ausencia de tantos futbolistas importantes del plantel. Además, dispondrán de poco tiempo para preparar la cita del lunes 26 de noviembre en Anoeta frente a la Real Sociedad, correspondiente a la decimotercera jornada de Liga.

Desde el club apuntaron ayer que Cardoso contará con un cuarto colaborador técnico a partir de hoy. Ayer, reunió a los jugadores en círculo sobre el terreno de juego y tras concluir una breve charla dio comienzo a un entrenamiento en el que faltaban nueve internacionales: Aspas, Brais Méndez, Maxi Gómez, Okay Yokuslu, Pione Sisto, Lobotka, Fran Beltrán, Néstor Araújo y Boufal. Hoy se marcha el décimo, Júnior Alonso, para incorporarse a la selección paraguaya que el martes 20 de noviembre disputará un amistoso frente a Suráfrica en la ciudad de Durban.

Junto al zaguero paraguayo, en el primer entrenamiento de Cardoso en A Madroa también se encontraban Sergio Álvarez, Rubén Blanco, Hugo Mallo, David Costas, Mazan, Juncà, Kevin, Cabral, Roncaglia, Radoja, Hjulsager, Jozabed, Eckert, Emre Mor, Jensen y los juveniles Iker Losada y Zinedine Labyad. Jensen, que había sido convocado por la selección danesa sub-21, se quedó en Vigo para recuperarse de la lesión muscular que le mantiene de baja desde hace un mes.

La primera de las atenciones del técnico portugués fue para Emre Mor, al que se llevó del hombro para hablarle mientras se alejaban del grupo. El club espera que el futbolista turco-danés se integre mucho más al equipo con un entrenador que domina el inglés y con el que podrá mantener un diálogo más fluido que con Mohamed. El técnico argentino, pese a sus buenos deseos iniciales, acabó prescindiendo de Mor en el inicio del campeonato, aunque volvió a contar con él en las últimas jornadas.

Mohamed, que el lunes entrenó en A Madroa desconociendo que el club le preparaba el finiquito, no se despidió todavía de los jugadores, que después de unos ejercicios físicos con Antonio Calado pasaron a trabajar conceptos tácticos con los que Cardoso quiere aplicar un método de juego más combinativo que el de su predecesor.

La charla con Mor no fue el único gesto diferencial que ayer se percibió en una sesión de entrenamiento que siguió con atención personal del club como Borja Oubiña y Mario Bermejo. Cardoso se mostró muy activo y expresivo, siguiendo muy de cerca los movimientos de sus jugadores. En su presentación, el primer entrenador portugués en la historia del Celta dejó constancia de que su metodología se basa en la intensidad, el compromiso colectivo y en una fuerte mentalidad. Quiere que el Celta "sea capaz de mantener una organización defensiva fuerte, jugar muy juntos, achicar espacios, presionar arriba" y, sobre todo, "tener el balón" y "la actitud que vamos a poner cada día, en cada entrenamiento, en cada partido". "Lo más importante ahora es que seamos capaces de crear un proceso colectivo y que los jugadores lo comprendan lo más rápido posible", comentó en A Sede.

Los medios portugueses que cubrieron la presentación del nuevo entrenador del Celta también acudieron a la ciudad deportiva de A Madroa para grabar imágenes de los primeros quince minutos de entrenamiento. Después, el equipo trabajó en la intimidad que imponen los clubes. Así será en lo que resta de semana. En principio, la plantilla descansará de viernes a lunes. Ese día es probable que se puedan incorporar al grupo Iago Aspas y Brais Méndez, que el domingo afrontan en Las Palmas el amistoso entre España y Bosnia. Lobotka, Beltrán y Sisto cierran el lunes 19 sus compromisos con Eslovaquia, España sub-21 y Dinamarca, respectivamente, por lo que a lo largo del martes podrían regresar a Vigo para incorporarse el miércoles a los entrenamientos.

Maxi Gómez, Okay, Araújo, Boufal y Júnior Alonso juegan a lo largo del martes: el uruguayo, en París; el turco, en Antalya; el mexicano, en Mendoza; el franco-marroquí, en Marrakech; y el paraguayo, en Durban. Entre el jueves y el viernes estarán de vuelta en Vigo. Entonces, Cardoso dispondrá de entre tres y cuatro días para preparar un partido crucial en Anoeta. El Celta necesita sumar puntos para escapar de la zona baja de la clasificación.

El rival, la Real Sociedad no se verá tan afectada por los compromisos internacionales, ya que solamente cuatro de sus jugadores han acudido con sus selecciones: Llorente, Oyarzabal, Rulli y Januzaj.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook