21 de septiembre de 2018
21.09.2018

Fran Beltrán: "No me creo más que nadie"

El joven mediocentro vive su gran momento con el Celta con "humildad, disfrutando del elogio y aprendiendo de la crítica"

21.09.2018 | 02:30
Fran Beltrán, junto al cartel comemorativo del 95 aniversario del Celta en A Madroa. // Alba Villar

- ¿Cómo ha asimilado el grupo esta primera derrota del curso?

- Creo que bien. Es la primera derrota del año y esperemos que no sean muchas. Sabíamos que algún día tenía que llegar, que tampoco íbamos a ser un equipo infalible. Hay que aprender de los errores que hemos tenido y corregirlos en el próximo partido.

- ¿Pasó quizá factura el parón de selecciones? ¿Les corto el ritmo?

- Puede ser. Los entrenamientos sin toda la gente no tienen la misma intensidad. Trabajamos mucha fuerza y otras cosas. Si fuese una semana normal habríamos trabajado más tácticamente pensando en el otro equipo, pero es lo que tocaba. Para el rival fue igual, así que no podemos quejarnos.

- ¿Se echó de menos en Girona un tercer centrocampista? En muchos momentos el equipo parecía partido en dos, con demasiada distancia entre la defensa y el ataque.

- Sí, precisamente hoy [por ayer] hemos hablado de los fallos que tuvimos y concluimos que el equipo estaba muy largo. Debimos estar más juntos, con menos distancia entre la defensa y los delanteros para tapar mejor los huecos. Pero el partido se dio así y lo que tenemos que hacer ahora es aprender de los errores y mejorarlos para el próximo partido.

- Curiosamente los mayores errores llegaron en el juego aéreo, que había sido su punto fuerte en los dos partidos anteriores

- Nos costó un poco, el juego por alto. Pero yo lo veo como una cuestión puntual. Simplemente hay veces que no tienes el día y suceden estas cosas.

- ¿Se sentiría más cómodo con un segundo centrocampista a su lado?

- Bueno, son sistemas de juego. Los sistemas de juego hay que utilizarlos en función del rival. Sí es verdad que cuanta más gente en el medio estás más cómodo porque no tienes que moverte tan largo en los espacios. Pero depende del rival podemos jugar de una forma u otra. A veces un tercer centrocampista puede venir bien y hay ocasiones en que no. Eso lo decide el míster. Yo me adapto a lo que sea.

- ¿Qué les dijo Mohamed tras perder este primer partido?

- Pues que lo estábamos haciendo bien, que nos faltó una marcha más, la que tuvimos frente al Atlético. Él vio eso y es los que nos transmitió. Y también que no pasaba nada, que solo era una derrota y no podíamos hacer un mundo de ella.

- ¿Qué urge entonces mejorar de cara a este próximo partido contra el Valladolid?

- Debemos mejorar en todo, tanto en defensa, como en el medio a la hora de crear y en ataque. Eso lo vamos a ir cogiendo con los partidos y yo creo que hay una mejora desde el primero al último. Es verdad que en éste hemos perdido, pero contra el Atlético se vio un equipo sólido y yo creo que se va a volver a ver en este próximo partido. Con la ayuda de nuestra afición, vamos a ir a por todas y vamos a estar bien en defensa en ataque y en el medio.

- ¿Convendría un cambio de esquema, sobre todo pensando que el Celta juega en casa?

- No lo sé, eso lo decidirá el míster. Hasta el último momento no sabemos cuál va a ser el sistema.

- Usted es seguramente de los que mejor conoce al Valladolid por haberse enfrentado a ellos la pasada temporada. ¿Ha cambiado mucho?

- Los vi en pretemporada en Marbella y han mejorado. Tienen mejores jugadores, pero y creo que llevan la misma dinámica que el año pasado. Hacen más o menos el mismo juego y eso creo que nos puede venir bien a nosotros.

- ¿Cuáles son sus principales características?

- Es un equipo fuerte atrás, que se repliega bien. Juega con un 4-4-2 al que es difícil meterle mano, aunque luego en ataque ese 4-4-2 se desarma. Son variantes que tiene, pero en general es un equipo fuerte atrás y arriba nos puede hacer daño a la contra.

- Pero le cuesta hacer gol.

- Sí, pero no podemos fiarnos porque ellos tienen gente que sale bien al contragolpe.

- Es decir que lo más problemático será "abrir la lata".

- Podría decirse así. Nosotros debemos tener el balón porque creo que se van a meter ahí.

- ¿Esperaba tener semejante protagonismo con el Celta?

- No esperaba tener esta continuidad en el equipo. Me esperaba estar en segunda línea en el banquillo e ir cogiendo minutos, pero el míster me dio la oportunidad y creo que le estoy devolviendo esa confianza en el campo. Veremos con el paso de los partidos si sigue poniéndome porque hay compañeros que lo pueden hacer tan bien o mejor que yo.

- ¿Supone una responsabilidad añadida el hecho de estar compitiendo con futbolistas mucho más cuajados ,como por ejemplo Okay, que lleva en la espalda muchos partidos internacionales?

- Cuando entro en el campo no miro si tengo o no responsabilidad. Juego para disfrutar y hacerlo lo mejor que pueda. Si tengo el día, saldrá bien; si no me sale bien, intento dar lo máximo. Luego ya, si juega uno u otro, no es cosa mía.

- De usted solo se han dicho cosas buenas. ¿Le preocupa que tanto elogio pueda distraerle?

- Pues no. Las críticas y los elogios son buenos. Cuando tocan elogios es bueno porque agarras confianza en el campo; las críticas también son buenas porque así el jugador se da cuenta de que lo está haciendo mal y puede mejorar. Es el momento de elogios, así que, a disfrutarlos.

- ¿Y no tiene que hacer un esfuerzo para que todo este éxito no se le suba a la cabeza?

- Mi familia siempre me ha hecho tener los pies en el suelo. Trabajo duro, con humildad. Sé que para llegar a los más alto hay que trabajar día a día. No me creo más que nadie. Como suele decir mi padre, los dioses están en el Olimpo y nosotros no somos dioses.

- Lobotka, de quien usted dice tomar clases particulares, pronostica que usted va a ser uno de los mejores centrocampistas del mundo. ¿Le ha dado él algún consejo concreto?

- La verdad es que tampoco me ha dicho mucho, pero solo con verle jugar y ver es de tu mismo estilo te quedas con muchas cosas. Es lógico que me ayude en el campo, que me dé una línea de pase para yo devolvérsela y desahogarme. Jugar con él es muy cómodo, otra historia. Aprendes sólo viéndolo.

- ¿Se lo ha pedido usted?

- No suelo pedir consejos a nadie. Soy un observador. Dicen de mi que soy una esponja, que todo lo absorbo. De él estoy absorbiendo muchas cosas.

- ¿En qué cree que debe mejorar y qué es lo que más le gustaría mejorar?

- Debo mejorar a la hora de robar balones: ser más contundente.

- En eso el físico no le ayuda mucho.

- Ya. No soy como Okay, un tipo alto y que está fuerte. Yo soy más posicional, para que los contrarios no nos cojan desprevenidos, cortar el juego. Pero solo tengo 19 años y creo el físico y el resto lo iré cogiendo con el tiempo.

- Víendole jugar, se hace evidente su talento con los pies, pero da sobre todo da la impresión de que el fútbol lo tiene en la cabeza, que tiene una visión panorámica del campo.

- Soy un jugador posicional. A veces tengo la intuición de que donde estoy cae la pelota o que donde yo creo que va a caer justamente cae. Es otro tipo de juego, diferente al de contacto.

- ¿Quién era su ídolo?

- Bueno, yo de pequeñito era delantero y mi ídolo era Raúl, el del Madrid, hacer muchos años ya. Pero cuando ya avanzas en tu carrera te fijas en gente como Xavi, Iniesta, Verratti, ahora Modric.

- En el Rayo coincidió con Roberto Trashorras, que también ha jugado en el Celta.

- No tenía mal profesor yo allí. La verdad es que él me enseñó muchas cosas en la etapa en que estuve allí.

- Por cierto, Lobotka dijo el otro día que su posición favorita es en la que está jugando usted. No estará un poco envidioso.

-[Sonríe]. Qué va. Tanto él como yo podemos jugar de "seis" o de "ocho", ahí decide el míster. Hay jugadas que nos cambiamos, que yo subo y él se queda a veces. Yo creo a ninguno de los dos nos importa jugar de "ocho".

- ¿E introducir un tercer hombre, pongamos Okay, que juegue de "seis" y ustedes dos lo hagan de "ocho"?

- Yo no lo vería mal. Ya te digo. Creo que tanto él como yo estamos capacitados para jugar de "ocho" y ayudar. Los dos tenemos recorrido para hacerlo.

- Por último. ¿Qué espera de esta temporada en lo personal y en lo colectivo?

- En lo personal seguir mejorando y aprendiendo. Soy joven, me queda mucho por madurar y estoy en un buen sitio para seguir creciendo. Y en lo colectivo, el equipo está capacitado para estar arriba luchando por estos puestos de arriba y creo que en los próximos partidos se verá que este Celta quiere muchas cosas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook