30 de diciembre de 2017
30.12.2017

Correa, un deseo complicado

El Celta puja por el atacante del Sevilla pero su cesión la dificulta la llegada de Montella, técnico que lo dirigió en la Sampdoria

30.12.2017 | 02:23
Joaquín Correa celebra un gol de Ganso con el Sevilla. // Julio Muñoz

La destitución de Eduardo Berizzo como entrenador del Sevilla ha desbaratado por el momento un posible trasvase de futbolistas entre el club andaluz y el Celta. El conjunto vigués lleva varias semanas negociando la cesión del atacante argentino Joaquín Correa. Mientras tanto, desde el Sánchez Pizjuán se intentaba cerrar un acuerdo con Daniel Wass para cumplir uno de los deseos del técnico argentino de incorporar cuanto antes al centrocampista danés. La contratación de Vincenzo Montella para dirigir el banquillo del equipo de Nervión probablemente paralizará ambas operaciones, por lo que parece complicado que Correa juegue en Balaídos la segunda vuelta del campeonato, mientras se de por hecho que Wass continuará en Vigo al menos hasta junio.

El tucumano Carlos Joaquín Correa, de 23 años, es un atacante polivalente que el Celta sigue desde hace tiempo, incluso antes de que la pasada temporada el Sevilla pagase 13 millones de euros a la Sampdoria por su traspaso. Puede jugar en todo el frente del ataque, así como en la media punta. Esa polivalencia es la que aprecia la secretaría técnica el Celta para reforzar una línea del equipo vigués de la que pueden salir en este mercado de enero jugadores como Guidetti, Hjulsager y Maxi Gómez.

Correa fue un futbolista valorado por Sampaoli, con el que la temporada pasada disputó 34 partidos, en los que anotó 8 goles y dio 3 asistencias. Con la llegada de Berizzo al banquillo del equipo hispalense, el tucumano pasó a la suplencia. Aparece como el decimonoveno futbolista del Sevilla en número de minutos disputados en LaLiga (con 474).

Esta situación de no contar para Berizzo animó al Celta a emprender un nuevo intento de incorporar al futbolista que pasó por la escuela del River Plate antes de convertirse en un joven debutante en la élite con Estudiantes de la Plata. En diciembre de 2015 fue adquirido por la Sampdoria. El equipo italiano abonó 10 millones de euros por el 50 por ciento de los derechos federativos de Correa. En el equipo genovés coincidió con el delantero colombiano Luis Muriel y con Vincenzo Montella como técnico.

La llegada al Sánchez Pizjuán del preparador italiano supone un giro radical en la situación de Correa, según apuntan varios medios de comunicación de Sevilla. El tucumano gana opciones de convertirse en un futbolista importante en la segunda mitad de la temporada para el conjunto sevillista, que es quinto en la clasificación de LaLiga y está clasificado para los octavos de final de la Copa del Rey (ante el Cádiz), y de la Liga de Campeones (Manchester United).

Así pues, el cambio de entrenador en el equipo andaluz complica la cesión de Correa al Celta. Eso es lo que piensan en Plaza de España, por lo que albergan pocas esperanzas de contar con el delantero tucumano polivalente para reforzar una línea que puede sufrir diversos cambios en el mes de enero con la apertura del mercado de fichajes.

La opción de conseguir la cesión de Rafinha, apuntada por el diario Sport, resulta imposible en estos momentos para el Celta. El centrocampista brasileño del Barcelona necesita un club de prestigio para garantizarse su participación en el Mundial de Rusia con la Canarinha.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook