Un ciudadano que, por enemistad, roció con gas pimienta la puerta de un vecino provocó que anoche fueran desalojadas una treintena de personas de un edificio en Oleiros. Sucedió en el número 17 de Rúa Areal. Alrededor de las ocho de la tarde los servicios de emergencias recibieron un aviso de la Policía Local de Oleiros por una llamada de un residente que alertaba de que "le picaba la garganta, no podía respirar y cuando intentaba salir al pasillo de las escaleras los síntomas se agudizaban"

Los bomberos del parque comarcal se desplazaron al lugar y comprobaron que los valores marcados por el detector de gases eran correctos pero que en el pasillo del edificio algo afectaba a las vías respiratorias y a los ojos. Los efectivos desalojaron entonces del inmueble a unas treinta personas, todos los vecinos del edificio afectado salvo dos personas con movilidad reducida, que permanecieron asegurados en su vivienda. 

La Policía local y la Guardia civil, después de varias pesquisas, localizaron a "un vecino que por enemistad con otro pulverizó gas pimienta en la entrada de la vivienda de éste, propagándose el gas por todas las escaleras del edificio", según informan los servicios de emergencias. 

Los bomberos ventilaron el edificio, piso por piso, antes de volver a habilitar la entrada a los residentes comprobando casa por casa la no existencia de gas pimienta.