El gobierno quiere volvernos a confinar, pero no porque les preocupe nuestra vida o nuestra salud. De hecho, durante el confinamiento murió muchísima más gente que ahora, que podemos salir de nuestras casas (señal de que el confinamiento no salvó ninguna vida, más bien al revés).

No, al gobierno le da igual que la gente se contagie o se muera. Prueba de ello es que, como el coronavirus no se llevó por delante a suficientes ancianos, ahora están preparando la ley de eutanasia, por si alguno se quería "escapar". Y es que no se pueden permitir el lujo de mantener a gente improductiva y que, encima, la mayoría, vota a la derecha.

Lo que el gobierno quiere es arruinar el país. Porque está demostrado que, en todos los gobiernos comunistas, cuanto peor le va a la gente, mejor le va al gobierno, porque cuanto más pobres, más vulnerables y más dependientes.

Cuanto peor, mejor.