13 de septiembre de 2019
13.09.2019

La distopía de Orwell, récord de ventas en Estados Unidos

13.09.2019 | 01:20

"La guerra es la paz. La libertad es la esclavitud. La ignorancia es la fuerza" (Eslogan del Ministerio de la Verdad en "1984" de George Orwell).

Tardé tiempo en leer "1984" de Orwell. En la España de los 60 pacíamos en un desierto cultural, que había sembrado la Dictadura. La primera referencia que obtuve del autor fue merced a Mr. Bayley en Londres. Paliaba mi pertinaz hambruna atacando a una pávida hamburguesa en un Wimpy House, cuando se me acercó un hombre corpulento. Me preguntó si podía sentarse en mi mesa. Accedí a ello. Viendo mis rasgos latinos, me preguntó si yo era español. Le respondí afirmativamente, lo cual le produjo cierta alegría. Empezó a hablarme de la España que él había conocido. Participara en la Guerra Civil como miembro de las Brigadas Internacionales. Para mí, aquel cruento episodio era una página de la Historia borrada, cuando no adulterada por la Dictadura. Solamente, pude manifestarle que los jóvenes españoles deseábamos acabar con el franquismo sin ataduras históricas. Y añadí que el mundo occidental, llamado democrático, estaba, también, tiranizado por el gran poder capitalista.

Una dictadura que se imponía a través de la propaganda. Medios de comunicación e industria cultural reproduciendo y socializando valores. Un sistema dominante y que amenaza con eliminar el pensamiento y la crítica. Había creado mediáticamente un escenario cultural cerrado, unidimensional, que propiciaba una especie de pensamiento único y que determinaba la conducta del hombre en la sociedad contemporánea. Se producía para consumir y se consumía para producir.

Eran retazos deshilvanados de mi lectura de Herbert Marcuse. Aquella perorata mía pesimista, dio pie a que el británico me preguntara si había leído el libro de Orwell, "1984". Me habló de la obra. Había sido compañero del autor en las Brigadas Internacionales. Al levantarnos me invitó a conocer el exterior de la casa en donde Orwell escribió el libro, en una calle de Notting Hill. Me prometí a mí mismo leer "1984". La lectura posterior del libro destiló más pesimismo. Aún no estaba inmunizado de anteriores distopías de Huxley ("Un mundo feliz"), Bradbury ("Farenheit 451"). Al poco tiempo, la distopía más inquietante y macabra fue el film de Richard Fleischer, "Cuando el destino nos alcance".

Todas ellas crean la figura del Big Brother (Gran Hermano), a quien entregamos nuestra libertad a cambio de una pretendida seguridad, hasta controlar nuestras vidas. Un producto que vende, más que los mandatarios anteriores desde el 11-S, Trump desde que llegó a la Presidencia. Yo le recordaría a este paladín de la seguridad, de controlador de los medios de comunicación y las masas populares, aquella sentencia de Benjamín Franklin: "Los que cambian su libertad por seguridad, no merecen libertad y seguridad". El eslogan citado en cabecera obliga a reflexionar, como al personaje de Orwell, Winston Smith. De ahí, el éxito de ventas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
S.P.
Lo malo del embrollo que ha montado la Xunta con la sede de la fundación...
MANUEL BRAGADO
Vigo contou cun gran teatro en 1832. Foi o que na Princesa inaugurou o rico comerciante Velázquez Moreno...
 

Calendario laboral y escolar 2018/2019

Calendario laboral 2018 en Galicia

Calendario Laboral 2018 en Galicia

Aquí tienes a tú disposición todos los días festivos en  Vigo y en Galicia , así como el Calendario escolar 2018/2019 .