Bob Esponja no vive en una piña, pero sí en el fondo del mar, junto a Patricio pero, tal y como sucede tras las pantallas en tierra firme, la relación entre ellos no es idílica.

La esponja de mar y el crustáceo viven en el Atlántico Norte a 300.000 metros de profundidad, los encontró la North Atlantic Stepping Stones (NOAA), un organismo que estudia las profundidades del océano persiguiendo hallazgos de valor científico, cultural y económico que apoyen a la investigación.

Un científico del equipo, Christofer Mah, encontró entre las fotografías submarinas a los dos animales y lo compartió en sus redes sociales.

El investigado se percató del parecido y no dudó en usar Twitter para compartir la imagen al considerar su potencial, porque aunque considera que la curiosidad es irrelevante desde el punto de vista científico, el alcance de la publicación llevará a muchas personas a que nunca se interesaron por el ecosistema marino a tener contacto con esta materia, aunque sea de forma superficial.

Patricio se quería comer a Bob Esponja

"Con toda probabilidad, la razón por la que la estrella de mar está justo al lado de esa esponja es porque esa esponja está a punto de ser devorada, al menos en parte", indicó el investigador sobre la rareza de la proximidad entre las dos especies.

Mah es experto en estrellas de mar, por eso se detuvo en hablar de las diferencias entre el aspecto entre estas criaturas en el planeta tierra con respecto a cómo se interpretan en los dibujos para el imaginario colectivo.

Según él, el dibujo de Patricio toma como referencia a la Chondraster grandis, una subespecie que se vive en las profundidades y viste un tono de rosa muy parecido al de la animación televisiva. La forma redondeada también es igual en la vida real, por lo que la representación del equinodermo en la pequeña pantalla es muy fiel.

En el caso de Bob Esponja, es diferente, se plasmó como si fuera una esponja industrial, por eso su forma es un rectángulo perfecto.

Las formas simétricas son de creación humana, en la naturaleza esta especie es irregular, pero el animal que recogieron las cámaras que mapeaban el fondo marino recuerdan al personaje de dibujos animados en el color.

Te puede interesar:

Por eso científicamente el hallazgo tiene una relevancia mínima pero la casualidad es sobresaliente.