Islandia está muy aislada del mundo y su densidad de población es muy reducida, históricamente ha recibido muy poca inmigración por lo que actualmente el país entero acoge prácticamente a los mismos habitantes que Vigo.

Ya antes de la era Smartphone había muchas posibilidades de conocer a una persona y descubrir el parentesco con el paso del tiempo, por eso en el país los árboles genealógicos se enredan unos con otros: las relaciones endogámicas son muy frecuentes.

Las aplicaciones de citas y las redes sociales producen mayores interacciones sociales y también sexuales. El hecho de que sólo la ubicación como Tínder sea un filtro facilitaba el hecho de que sin ser conscientes, los Islandeses mantuvieran relaciones íntimas entre primos.

De ahí la necesidad de los ciudadanos de instalarse Íslendigabók, que a partir de una base de datos genealógica reconoce a 700.000 islandeses vivos y muertos (los vivos rondan los 300.000).

ÍslendingaApp permite consultar el parentesco que se tiene con otra persona y decidir si es o no demasiado cercano antes de ir más allá.

En el Libro de los Pobladores, del siglo XII, están consignados los nombres de los 400 colonos que recalaron en la isla y, a partir de ellos, se puede trazar el árbol genealógico de la mayoría de islandeses contemporáneos.

Islandia históricamente tuvo muy poca inmigración Pexels

Eso sí, únicamente pueden usarla los ciudadanos de Islandia registrados, es decir, los habitantes nacidos en la isla o los que tengan residencia permanente, ya que tienen que inscribirse en un registro en el que se les otorgan un número de identificación conocido como kennitala.

Asimismo, muestran a las diez personas de Islandia más emparentadas con el resto de la población, como la cantante Björk (nacida en 1965), el explorador nórdico Leifur Eiríksson -nacido en el año 970 y quien fuera el primer europeo en desembarcar en América del Norte, unos 500 años antes que Cristóbal Colón- o la política Vigdis Finnbogadóttir -nacida en 1930, que fue la cuarta presidenta de Islandia, entre 1980 y 1996-.

Registra información genealógica desde hace 1.200 años

La era Smartphone facilita las relaciones sentimentales y sexuales, eso puede ser peligroso en el país

La era Smartphone facilita las relaciones sentimentales y sexuales, eso puede ser peligroso en el país Pexels

Según explica la web de Íslendigabók, cuyos datos se han usado para crear la aplicación, la base de datos contiene información genealógica de los habitantes de Islandia desde hace más de 1.200 años. El objetivo es rastrear todas las conexiones familiares entre los islandeses desde los tiempos del primer asentamiento hasta la actualidad, y registrar esa información en una base de datos.

Para crearla, indican han usado fuentes varias, documentos públicos y otros que no se han publicado con información genealógica: registros de iglesias, censos nacionales o registros de población. También han recurrido a crónicas históricas -como los libros de las sagas, que describen los acontecimientos ocurridos en la isla durante los siglos X y XI-, libros de condenas, publicaciones sobre genealogía, libros sobre personas con ocupaciones específicas, listas de descendientes u obituarios, entre otros.

Para crear la base de datos han colaborado con el proyecto deCODE -una compañía de investigación en medicina genética- y el emprendedor de software antivirus Fridrik Skúlason. La base de datos únicamente está disponible en islandés y por el momento solo pueden consultarla los ciudadanos registrados y los residentes con identificación.

Islandeses puros

La población apenas se mezcló con ciudadanos extranjeros

La población apenas se mezcló con ciudadanos extranjeros Pexels

Te puede interesar:

Una investigación publicada en el repositorio de acceso abierto PLOS Genetics, reveló, a través de estudios del ADN de 68 esqueletos medievales, que la genética de los ascentros islandeses está más cerca de los escoceses, irlandeses y escandinavos actuales que de la moderna población de la isla.

Examinar la información estadística de la población de la isla también permite confirmar que han recibido muy poca inmigración. Por ejemplo, en 1986 Islandia recibió 662 habitantes extranjeros, 1.111 en 1990 o 2.741 en 2000.