No debe ser fácil despedirse del fruto de tu trabajo de las últimas tres décadas, menos aún si te han valido un Record Guinness....pero sí puede ser un alivio. Es lo que debió sentir Ayanna Williams cuando esta semana decidió acudir al Trinity Vista Dermatology en Texas para cortar su sus uñas de las manos 29 años después.

Ayana Williams llevaba unos 29 años sin cortar sus uñas, entrando en el libro Guinness de los récords

Ayana Williams llevaba unos 29 años sin cortar sus uñas, entrando en el libro Guinness de los récords

Esta americana había entrado en el famoso libro de los récords gracias a la longitud de sus uñas, ya que sumando ambas manos alcanzaban los 7'3 metros. Ahora, casi tres decenios después, asegura estar "casi cansada de ellas, así que es es hora de que se vayan". Durante años debió tomar las máximas precauciones en sus movimientos

La operación tuvo que realizarse en un centro médico especializado con una sierra radial quirúrgica para el ansiado corte. Y es que cada vez que quería decorarlas, Williams gastaba unos dos frascos de esmalte y casi 20 horas de trabajo en esta artesanal labor.

Natural de Houston, aseguró sentir un gran alivio al poder mover sus dedos sin carga. Sin embargo, su legado no caerá en saco roto, ya que los restos se conservarán en el museo Ripley's Believe It or Not! en Orlando, Florida.