Un aneurisma es la dilatación patológica de una arteria. Los aneurismas de aorta abdominal representan el 80% de todos los aneurismas, sin embargo, puede aparecer en cualquier arteria del cuerpo.

Las arterias renales encargadas de irrigar ambos riñones, y las arterias viscerales, las que aportan el flujo sanguíneo a los órganos abdominales como hígado, bazo, estómago e intestinos, pueden dilatarse y desarrollar aneurismas, de la misma manera que sucede en otros territorios arteriales.

Te puede interesar: ¿Qué es un aneurisma de aorta abdominal? ¿Se puede tratar?

Según el especialista, se trata de patologías poco frecuentes.

Además, los aneurismas suelen ser totalmente asintomáticos hasta su rotura o instantes previos a ella, por lo que su diagnóstico es complejo y suelen detectarse de manera casual cuando se realizan pruebas de imagen (ecografías, TC, Resonancias) por otras causas.

Qué causa los aneurismas

«Los motivos son muy variados: ateroesclerosis, por acumulación de grasas, colesterol y otras sustancias en la pared de las arterias, por infecciones, embarazo, displasia fibromuscular (estenosis o aneurisma de las arterias), enfermedades inflamatorias o iatrogenia, entre otras», indica el doctor Gallo.

Una vez diagnosticado, su tratamiento puede ser complejo debido a su localización en la cavidad abdominal y la proximidad o la relación con los órganos que irrigan.

¿Cómo se tratan?

«Mediante técnicas endovasculares, mínimamente invasivas, es posible a día de hoy tratar muchos de estos aneurismas sin necesidad de realizar heridas y con un postoperatorio muy liviano para el paciente», asegura el doctor Santiago Zubicoa, responsable de la Unidad de Radiología Vascular Intervencionista del Hospital Ruber Internacional.

Nuevos procedimientos para aneurismas viscerales

Este experto afirma que, desafortunadamente, la embolización del aneurisma no se puede realizar en todo tipo de aneurismas. Además, esta técnica, en la que se usan sustancias para impedir el flujo en un vaso sanguíneo, puede conllevar posibles complicaciones relacionadas con la falta de riego posterior.

Tal y como indica el jefe de la Unidad de Angiología y Cirugía Vascular del Hospital Ruber Internacional, los avances en el desarrollo de nuevos materiales posibilitan la realización de nuevos procedimientos.

«Su configuración les otorga unas propiedades hemodinámicas que permiten que, en el caso de tapizar arterias colaterales, el flujo pase sin impedimento evitando trombosis no deseadas. Por otro lado, permiten amoldarse a casi cualquier anatomía y angulación», concluye el especialista.