La ciberdelincuencia crece en Pontevedra en el primer semestre del año

Las estadísticas ratifican los altos niveles de seguridad en la provincia

La provincia de Pontevedra registró una positiva evolución en las estadísticas sobre seguridad en el primer semestre de este 2024. La delincuencia se mantiene en las mismas cifras que en el mismo período del año pasado como demuestra la subida inapreciable, significativamente por debajo del 0,1 por ciento, en el número de actos ilícitos. El subdelegado del Gobierno, Abel Losada, presidió la Xunta Provincial de Seguridade, en la que tomaron parte el comisario jefe provincial, Juan José Díaz; el coronel de la Comandancia de la Guardia Civil, Simón Venzal, y el capitán del Subsector de Tráfico, Antonio Piteira.

Entre el 1 de enero y el 30 de junio se registraron 15.825 infracciones penitenciarias por las 15.819 del mismo período del año pasado. “Seguimos siendo una provincia con unos altos estándares de seguridad; las cifras son las que son, a pesar de que a veces parece que a la derecha y a la extrema derecha le molestan estos datos y pretenden pintar visiones catastrofistas al estilo Mad Max, como acaba de hacer el señor Feijoo”. El subdelegado pidió “menos demagogia y más responsabilidad” a la hora de analizar cuestiones sensibles, que crean alerta social, pero que son cuantificables objetivamente.

Los datos de la Policía Nacional (Comisarías de Pontevedra, Vigo-Redondela, Vilagarcía y Marín) apuntan a un leve incremento de un 2,1 por ciento de los delitos. Por su parte, los datos de la Guardia Civil, que cubre el territorio rural de la provincia, indican, en cambio, una leve bajada de un 2,6 por ciento. Como viene siendo habitual, la ciberdelincuencia es la especialidad delictiva que peor evoluciona, especialmente en el ámbito urbano, donde se ha producido un 309 por ciento de incremento (pasando de 289 denuncias a 1.148 al comparar semestres). Losada insistió en pedir “prudencia y responsabilidad” en las compras y operaciones monetarias en internet “que, según demuestran los datos, se están convirtiendo en un problema de primera magnitud.