El 90% de los alquileres en Vilagarcía ya se firman con seguro para garantizar los pagos

Esta póliza que asume el propietario repercute en el precio final, que llega a 550 euros en el centro | El BNG pide a Varela una ordenanza para regular los pisos turísticos y que estudie la declaración de zona tensionada

Imagen de archivo del casco urbano de Vilagarcía y de Carril, cuando todavía no habían comenzado las obras de la playa.

Imagen de archivo del casco urbano de Vilagarcía y de Carril, cuando todavía no habían comenzado las obras de la playa. / Iñaki Abella

María López

María López

Que Vilagarcía es un municipio en el que resulta complicado encontrar un piso de alquiler para vivir todo el año no es ninguna novedad, pues hay pocos y muy caros. Y si a ello se le suma la proliferación de viviendas de uso turístico (ya suman 466) y que estamos en pleno verano, la misión se antoja prácticamente imposible. Miguel Novás, agente inmobiliario en la ciudad, explica que las trabas legales que tienen los propietarios para echar a los inquilinos en caso de impago provoca que en la actualidad en torno al 90% de los arrendamientos que se firman en la capital arousana incluyan un seguro de protección del alquiler con el que el dueño se garantiza el cobro de las primeras mensualidades, así como un servicio de asistencia jurídica para presentar denuncia en los juzgados. El arrendatario debe aportar sus nóminas. “Se supone que si pasa el filtro, responde”, comenta Novás.

Esta póliza corre por cuenta del arrendador, pero en la mayoría de los casos acaba repercutiendo sobre el precio final. Así, uno de dos habitaciones en pleno centro de Vilagarcía alcanza los 550 euros. “Llevo un edificio de alquiler anual y cuando queda un piso libre no me da tiempo a anunciarlo porque en pocos días ya hay cuatro o cinco interesados”, comenta el experto inmobiliario en alusión a la gran demanda y la escasa oferta existentes.

Este agente está convencido de que si los propietarios tuviesen más facilidades para desalojar a los arrendatarios cuando son deudores, los alquileres bajarían de precio: “Siempre se habla de grandes inversores pero esto es un pueblo y aquí hay mucha gente que alquila su piso para sobrevivir, como personas con una pensión de 500 o 600 euros”. Así, el trabajador de Xeira aclara que existen dos tipos de propietarios y que “hay que regular porque pagan justos por pecadores”.

Imagen de archivo del casco urbano de Vilagarcía y de Carril, cuando todavía no habían comenzado las obras de la playa.   | // IÑAKI ABELLA

Rosa Abuín y Xabier Rodríguez forman el grupo del BNG. / Iñaki Abella

La problemática va a pleno

La problemática de la escalada de precios de los alquileres llega al pleno municipal de este mes de julio de la mano del BNG, que presenta una moción en la que solicita al gobierno de Alberto Varela que elabore una ordenanza para regular las viviendas de uso turístico y “agilice la planificación en detalle de las figuras urbanísticas incluidas en la revisión del PXOM para que se prevea que sean destinadas mayoritariamente a la promoción de vivienda protegida”.

Asimismo, el grupo integrado por Xabier Rodríguez y Rosa Abuín propone al gobierno socialista que “monitorice la evolución del mercado inmobiliario de la ciudad e inicie el estudio de la posibilidad de declarar Vilagarcía zona tensionada” para “poder desplegar las medidas legalmente previstas para frenar el aumento continuado de los precios del alquiler”.

Anticipo de la fianza

Otra medida que también sitúa la formación nacionalista sobre la mesa es la de poner en marcha un plan municipal de alquiler que “asuma y responda por los avales y seguros que están exigiendo los propietarios para firmar contratos de arrendamiento, así como una línea de ayudas para anticipar los pagos de las fianzas y permitir su devolución en 24 meses sin intereses, destinada principalmente a la juventud”.

Este partido de la oposición denuncia que “la falta de oferta de vivienda para alquiler residencial parece vinculada a la proliferación de pisos turísticos en una tendencia que va en aumento”. Atribuye a la “inacción de la Xunta, con plenas competencias en materia de vivienda”, que Vilagarcía carezca a día de hoy de parque de vivienda social. “Tampoco el Gobierno de España contribuye al negarse a destinar las viviendas de las que es titular la Sareb a usos sociales y poner freno a las prácticas de acoso inmobiliario contra población vulnerable”, como por ejemplo la no renovación del contrato a personas mayores para destinar el piso a uso turístico, “mucho más rentable”, apostilla.

Según el BNG, los alquileres se dispararon un 46,8% en los últimos diez años en los municipios gallegos de entre 20.000 y 50.000 habitantes, lo que eleva al 24% el gasto que supone el arrendamiento en la renta media familiar.

400 viviendas protegidas para ser habitadas desde 2028

La conselleira de Vivenda, María Martínez Allegue, anunció el pasado mes de junio su intención de destinar 43,2 millones de euros a la adquisición de 3,3 millones de metros cuadrados de suelo urbanizable entre las siete principales ciudades gallegas y Vilagarcía para construir 25.000 viviendas (20.000 de protección y 5.000 libres).

El reparto de las 25.000 viviendas previstas sería el siguiente: Vigo lidera la lista con 9.200 (7.360 protegidas y 1.840 libres); en A Coruña serían 5.400 (4.320 protegidas y 1.080 libres; en Pontevedra, 2.200 (1.760 protegidas y 440 libres); en Lugo, 2.000 (1.600 protegidas y 400 libres), igual que en Ourense; en Santiago, 2.500 (2.000 protegidas y 500 libres); en Ferrol, 1.200 (960 protegidas y 240 libres; y en Vilagarcía, 500 (400 protegidas y 100 libres).

De esos 25.000 pisos ya están en marcha 3.452, según cifras de la administración autonómica, en alusión a 1.600 previstas en Vigo, 500 en A Coruña, 370 en Lugo y 982 en Ferrol. Quedarían, por tanto, 21.548.

La conselleira de Vivenda estimó que podrían empezar a ser habitados estos nuevos inmuebles a partir del año 2028. La estrategia gallega de suelo residencial contempla también la opción de que se construyan otras 5.000 viviendas de carácter privado, por lo que estas no contarán con precio tasado ni se ofertarán solo a quienes cumplan unos determinados niveles de renta familiar.

Suscríbete para seguir leyendo