La Xunta fomenta la movilidad sostenible tras abrir el parking disusorio de O Salnés

Tiene 77 plazas y en él se han invertido cerca de los 540.000 euros | Está en Ribadumia, pegado a la VG 4.1 y se espera que sirva para reducir las emisiones de carbono

Un momento de la apertura del parking disuasorio de Ribadumia.

Un momento de la apertura del parking disuasorio de Ribadumia. / Noé Parga

A. G.

La autovía do Salnés ya cuenta con su particular parking disuasorio, una zona en la que poder estacionar los vehículos para reducir el número de viajes entre las personas de la zona que acuden al mismo punto de trabajo. Este servicio se encuentra en las inmediaciones del acceso a la autovía en Ribadumia, a la altura de la carretera provincial EP-9405, y cuenta con un total de 77 plazas tras haberse invertido en su creación cerca de 540.000 euros.

La apertura del parking se celebró ayer, con la presencia del vicepresidente de la Xunta, Diego Calvo, la conselleira de Infraestruturas, María Martínez Allegue, y varios alcalde de la comarca. El propio Calvo explicó ayer que esta iniciativa se enmarca en el propósito de reducir el tráfico en O Salnés y en otras áreas de Galicia, contribuyendo a implantar zonas de bajas emisiones en ellas, especialmente durante el verano por los desplazamientos a las playas. Este espacio tiene como objetivo poder dejar el automóvil de forma cómoda y segura, para desplazarse compartiendo coche hacia otro lugar de estudios o de trabajo diario. “Estamos tratando de caminar hacia una movilidad sostenible al poner a disposición de la ciudadanía una red de estacionamientos disuasorios que fomenten el uso del vehículo compartido”, explicaba ayer Calvo.

Por su parte, Martínez Allegue subrayaba que con actuaciones como esta “tenemos el compromiso de procurar un territorio mucho más habitable, conectado y amigable con el medio ambiente”. De hecho, recordó que, con las de Ribadumia, serán 672 las plazas de estacionamiento de estas características en toda Galicia.

El recinto de Ribadumia ocupa 2.815 metros cuadrados de superficie sobre una explanada adyacente a la carretera provincial EP-9405 y que está bordeada por el riachuelo San Martiño. Se da la circunstancia de que estaba dedicada ya a estacionamiento de vehículos con anterioridad, pero ahora se ha ordenado y pavimentado la zona, además de habilitar plazas para personas con movilidad reducida. También se ha incluido una franja perimetral para el tránsito peatonal de 1,80 metros, así como carriles de circulación de 4,20 metros de ancho y de sentido único. El espacio cuenta además con una franja verde y alumbrado exterior en la isla central, así como tres puntos para recarga de vehículos eléctricos.

Suscríbete para seguir leyendo