Castro aboga por el diálogo y espera sentarse con Viéitez para analizar lo ocurrido en el pleno de la Mancomunidade

El presidente del ente confía en que el ente regrese “al entendimiento lo antes posible”

Firma del convenio entre la Mancomunidade y la AECC.

Firma del convenio entre la Mancomunidade y la AECC. / FDV

A. G./T. H.

Diálogo. Esa es la palabra que más repite David Castor, presidente de la Mancomunidade, después de lo ocurrido el pasado viernes en el pleno del ente. El alcalde de Ribadumia tiende la mano a todo aquel que quiera participar en un entidad fundamental para los concellos de O Salnés por la gran cantidad de servicios que presta, incluido al alcalde de Meaño, Carlos Viéitez, que el pasado viernes optaba por no aparecer, obligando al PP a retirar la liberación parcial de José Aspérez y la vicepresidencia de Sabela Fole, al no contar con los votos suficientes.

Todavía no he hablado con él, pero espero hacerlo en los próximos días; Carlos y yo somos amigos y creo que nos entendemos bien, por eso creo que es necesario hablar y buscar una solución a lo que pudo haber pasado”, explicaba ayer.

El de Ribadumia también respalda al máximo responsable del Partido Popular en la provincia, Luis López, al decidir no abrir un expediente al regidor de Meaño. Castro entiende que “yo no soy una persona autorizad apara adoptar medidas, pero estoy de acuerdo en que las cosas deben hablarse antes de adoptar medidas drásticas, salvo que las cosas perduren en el tiempo”. El regidor de Ribadumia es consciente de que existen diferencias irreconciliables entre los meañeses Viéitez y Aspérez, pero, a pesar del golpe sufrido el pasado viernes, “no creo que puedan acabar dinamitando el mandato; en la Mancomunidade debe reinar el sentido común, esa debe ser la base fundamental para que la Mancomunidade funcione y todos, tanto los que comparten siglas conmigo, como aquellos que no lo hacen, debemos colaborar para posicionar la comarca de O Salnés en lo más alto”.

Aspérez: “Los partidos tienen mecanismos para actuar”

Cinco días después de lo ocurrido en la Macomunidade, José Aspérez sigue manteniendo el mismo discurso frente a los que permanecen callados. “No me siento peor ni mejor, pero preveía que esto podría ocurrir mientras, otros, incrédulos, no lo quisieron ver”. Las declaraciones de Luis López, presidente del partido en la provincia, en las que aseguraba que no se le iba a abrir expediente a Carlos Viéitez por romper la disciplina de partido no hacen mella en su posición. “Entiendo que los partidos que se consideran serios tienen estatutos que deben cumplirse y mecanismos para mantener la cohesión; no voy a meterme en como se hacen las cosas en otra casa, pero en la mía procuro que los valores prevalezcan y reaccionar, enmendar y corregir disciplinariamente lo que se ha hecho mal; cualquier entidad que se precie, debería hacer lo mismo”. Las aguas siguen corriendo bravas en el seno del PP y los encuentros continuaban ayer para tratar de suturar la herida lacerante que se ha abierto.