El colectivo LGBTIQ clama en Ribadumia por su derecho a vivir en el rural

Cientos de personas participan en los actos centrales del Mes da Diversidade

Artistas que abanderan la libertad sexual protagonizan los conciertos de la Ruada das Gotas

Concierto de El Nido, con el escenario decorado con gotas de colores.

Concierto de El Nido, con el escenario decorado con gotas de colores. / Iñaki Abella

Muchas personas gais, lesbianas o bisexuales que nacieron en el rural optaron en su día por mudarse a una ciudad, en busca de un mayor anonimato. Pero hoy, en el colectivo LGBTIQ hay el deseo de que nadie tenga que abandonar una aldea o un pueblo pequeño debido a su orientación sexual. Esa es, al fin, una de las metas que se persiguen con el Mes da Diversidade de Ribadumia, que tuvo ayer su día grande con la Ruada das Gotas.

El alcalde, David Castro, leyó un manifiesto en el que “reconoce y celebra la valentía y la autenticidad de todas las personas del colectivo que viven en entornos rurales, afrontando desafíos únicos y mostrando una increíble resiliencia”. Precisamente, una de las finalidades del amplio programa del Mes da Diversidade es la de sembrar en los entornos rurales la idea de que todas las personas tienen la misma dignidad y derechos con independencia de su orientación sexual.

Lectura del manifiesto, con Susi Baker y David Castro.

Lectura del manifiesto, con Susi Baker y David Castro. / Iñaki Abella

El regidor concluyó la lectura del manifiesto con el grito de “Viva Ribadumia diversa”, no sin antes advertir de que, “desde las instituciones debemos asegurar la igualdad efectiva de todas las personas LGBTIQ y de sus familias, como elemento esencial de una buena convivencia para el progreso y el desarrollo social”. También animó a “seguir luchando contra las políticas anti-LGBT” y “contra aquellos grupos que pretenden vulnerar los derechos humanos”.

Tras la lectura del manifiesto, empezó una sesión vermú amenizada por el grupo El Nido, una formación de Burgos que apuesta por el rural y que hace música tradicional, pero con ritmos modernos. A las 15.00 horas empezó el “xantar diverso”, en el que se dieron cita 150 personas. Tomaron un menú con churrasco y empanada. La actividad prosiguió por la tarde con Bou de Bou, As Titiriteiras, Mamarrashow, Alana, Mondra y Señora Dj. Mondra era el cabeza de cartel de esta edición de la Ruada das Gotas. Se trata de un artista emergente, abanderado de la libertad sexual, y que ha sido saludado como nueva estrella de la música “trad”, en alusión a los sonidos que fusionan la tradición con la electrónica. Este año, la Ruada das Gotas estrenó una carpa mucho más grande, que ocupaba todo el campo de fiestas.

Yayo Daporta e Isabel Blanco, en el jurado del concurso de tortillas

Los actos festivos prosiguen hoy en Ribadumia con el Reenganche con Gotas. Una de las propuestas más originales es un concurso de tortillas, al que se han presentado una quincena de personas. El jurado estará formado por cinco miembros, entre ellos el cocinero de Cambados, Yayo Daporta, que tiene una estrella Michelin; la actriz Isabel Blanco; y el alcalde, David Castro. Una vez los jurados hayan puntuado las tortillas presentadas a concurso, el público también tendrá la oportunidad de degustarlas. La jornada arranca a mediodía, de nuevo en la plaza del Ayuntamiento, y una vez más la música será un elemento fundamental. Así, la sesión vermú la abrirá el joven grupo arousano de rock bravú Rompekalaveras, y la cerrará Zeltia Irevire, un trío que se estrenó con “Vacaloura”, un disco de folk tribal.

Suscríbete para seguir leyendo