El Solifesti aúna juego y música para ayudar a la Asociación contra el Cáncer

El colegio de Mosteiro también recogió alimentos para los servicios sociales

Los hinchables fueron un éxito en la fiesta.

Los hinchables fueron un éxito en la fiesta. / Iñaki Abella

La fiesta de fin de curso del colegio de O Mosteiro, en Meis, volvió a ser ayer un canto a la solidaridad. La sexta edición del Solifesti fue una vez más un éxito de participación, en un evento que aúna las ganas de disfrutar de una tarde de confraternidad en víspera de las vacaciones estivales, con el compromiso social. En esta edición, la recaudación fue para la Asociación Española contra el Cáncer, al tiempo que se recogieron alimentos no perecederos para los servicios sociales del Concello.

El Solifesti arrancó sobre las 16.00 horas con los hinchables y demás juegos infantiles. Por la mañana llovió, pero las previsiones meteorológicas para la tarde eran mejores, de ahí que el colegio mantuviese sus planes de celebrar la fiesta en la plaza de España. Mientras los niños jugaban, la Asociación contra el Cáncer montó una carpa, donde vendían artículos solidarios y repartían folletos sobre su labor.

Preparativos de la merienda en el Solifesti. |   // IÑAKI ABELLA

Preparativos de la merienda en el Solifesti. / Iñaki Abella

No lejos de allí, un grupo de profesores, padres de alumnos y colaboradores atendían la barra de venta de bebidas y de bocadillos de chorizo, y el puesto de camisetas. Precisamente, la barra y las camisetas son dos de las vías de recaudación solidaria más importantes del Solifesti. También se ingresó dinero mediante las donaciones directas en el puesto de la Asociación contra el Cáncer y la venta de rifas.

Uno de los puestos de venta de artículos solidarios.

Uno de los puestos de venta de artículos solidarios. / Iñaki Abella

Con estas últimas se podía participar en el sorteo de varios regalos, como desayunos o cenas ofrecidos por establecimientos hosteleros o una videoconsola Nintendo donada por los alumnos de sexto curso de Primaria.

En torno a las siete de la tarde empezó el grueso del Solifesti, con las actuaciones musicales tanto de los niños como de los grupos invitados. Primero, cantaron los escolares de varios centros de Meis (la escuela infantil, el CRA, y los colegios de Mosteiro y Armenteira), del Domingo Fontán de Portas y del colegio Viñagrande de Vilanova. La velada musical se prolongó hasta bien entrada la noche.

Música comprometida y con mucho sabor local

La música es un ingrediente fundamental del Solifesti, y la elección de los grupos y solistas que suben al escenario tampoco es casual. Ayer, por ejemplo, participaron en el festival desde un antiguo alumno del colegio de Mosteiro, Juan Miguel Arcos Velázquez, cuyo nombre artístico es Totem, hasta Gael Fernández Castro, un profesor de O Grove que forma parte del grupo Ollo Piollo, que trabaja la música como herramienta pedagógica con niños con discapacidad. La velada finalizó con el también meisino DJ Koking, pasada la medianoche; también actuaron la Banda do Sequío, formación grovense conocida por sus versiones, Adrián Torres y el grupo folk Os Druídas, que también son de Meis.

Suscríbete para seguir leyendo