Funcionarios de Vigilancia Aduanera, obligados a compartir piso para hacer frente a los gastos

Protagonistas de infinidad de operaciones antidroga, dicen jugar un papel tan relevante como el de otros cuerpos, pero “en peores condiciones”

Se reivindican en la lucha contra el narcotráfico y exigen “un salario digno”

Efectivos de la Agencia Tributaria en una operación conjunta con la Policía Nacional y Guardia Civil desarrollada recientemente en la comarca de O Salnés.

Efectivos de la Agencia Tributaria en una operación conjunta con la Policía Nacional y Guardia Civil desarrollada recientemente en la comarca de O Salnés. / Iñaki Abella

Manuel Méndez

Manuel Méndez

Desde hace décadas el Servicio de Vigilancia Aduanera (SVA) juega un papel determinante en la lucha contra el narcotráfico, tanto en el Sur de España como en Galicia.

Una labor que en las últimas fechas ha vuelto a salir a relucir de manera intensa, gracias a su decisiva participación en diferentes operaciones llevadas a cabo en la comarca de O Salnés y el conjunto de las Rías Baixas.

Con especial incidencia desde la base de Vilagarcía, donde existe una Unidad de Análisis de Riesgo (UAR), que se dedica a interceptar la droga y otras mercancías ilícitas que puedan moverse aprovechando el tráfico portuario de contenedores, y una Unidad de Investigación (UPIM).

Pero fruto de esos últimos operativos no solo sale nuevamente a relucir el papel crucial de Aduanas, ya destacado en otras ocasiones, sino que también se airean viejas reivindicaciones por parte de sus integrantes, plenamente convencidos de que desarrollan una labor tan importante como la de Policía Nacional o Guardia Civil, “pero en peores condiciones”.

“El mismo trabajo”

Dicho de otro modo, que “a pesar de nuestras cifras de récord, con más de trescientas actuaciones realizadas el año pasado en el ámbito terrestre y marítimo –incluidos los controles de puertos y aeropuertos–, y a pesar, también, de que efectuamos el mismo trabajo y con la misma peligrosidad que otros cuerpos y fuerzas de seguridad, percibimos un salario muy inferior”.

Tanto es así que los trabajadores del SVA aseguran que con el sueldo que cobra un agente de este servicio “no puede garantizarse una vida digna, y en muchos casos tienen que compartir pisos de alquiler y vivir hasta cuatro y cinco compañeros por piso para poder hacer frente a los gastos”.

Sin casa cuartel

Y es que “nosotros, a diferencia de la Guardia Civil, no tenemos casas cuartel, a pesar de que en muchos casos estamos desplazados de nuestros hogares”.

Como “tampoco tenemos convenios con las agencias de viaje ni tarifas especiales en Renfe u otros medios de transporte, a pesar de que tengamos el mismo derecho a ello que los compañeros de Policía Nacional y Guardia Civil”.

Esto supone, por ejemplo, que los agentes de Galicia destinados en “puntos calientes” como Algeciras o Almería tengan que invertir “una parte sustancial de su salario en viajes y billetes de avión y tren para poder ver a sus familias”.

Así lo denuncian, comparando sus “bajos sueldos” con los que se manejan en cuerpos nacionales, autonómicos y locales, desde la asociación Justicia Salarial Vigilancia Aduanera (Jusva).

"Mosso de esquadra"

Entidad que ha puesto en marcha una nueva campaña “por la justicia salarial de este cuerpo policial de Hacienda”, reclamando “la equiparación” de nóminas y dejando constancia, por ejemplo, de que “un ‘mosso de esquadra’ percibe 13.000 euros más al año que alguien que acaba de acceder al SVA”.

Entienden los funcionarios –más de una veintena en las bases operativas de Vilagarcía y Marín–, que lo que reivindican “es lo menos que se puede hacer por un servicio que lleva años librando una lucha titánica contra el narcotráfico”.

Los medios disponibles.

Los medios disponibles. / FdV

Un departamento “cuyos orígenes datan del siglo XVIII, siendo el cuerpo policial más antiguo, y cuyos funcionarios nos dedicamos a la represión del contrabando, la lucha contra el tráfico de drogas y otros delitos conexos, como el blanqueo de capitales, el fraude de impuestos especiales y la economía sumergida”.

Un trabajo adscrito al Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria que, destaca Jusva, “ha supuesto la desarticulación de complejas organizaciones criminales” tras la realización de “cientos de detenciones”.

Decomisos

Eso sin olvidar “la incautación de más de 102 toneladas de cocaína, 111 toneladas de hachís y el desmantelamiento de grandes redes de fraude que han superado los 73 millones de euros”, resaltan desde la asociación creada en defensa de una plantilla formada por 2.276 funcionarios.

Trabajadores, no hay que olvidar, que son “agentes de la autoridad”, y que como se ha podido constara en Arousa en infinidad de ocasiones, “actúan conjuntamente con otros cuerpos policiales en sus cometidos de policía judicial”.

Episodios mortales

De ahí que la asociación de ámbito nacional Jusva haga hincapié en que estos agentes “se enfrentan diariamente a situaciones que, en su inmensa mayoría, son consideradas de alto riesgo”, como quedó de manifiesto “con dos accidentes mortales de agentes de Vigilancia Aduanera en el ejercicio de sus funciones acaecidos en julio de 2021 y marzo de 2023”.

Accidentes mortales que, a juicio de Jusva, son un elemento más a tener en cuenta cuando reclaman “salarios dignos” y acordes con el intenso trabajo que realizan estos agentes, “que constantemente estamos expuestos a situaciones de violencia y peligro que representan una amenaza para nuestra integridad física”, aseguran.

De ahí que la citada entidad busque la equiparación salarial del colectivo con los cuerpos autonómicos de policía.

Una lucha “por un remuneración justa y equiparable por el trabajo realizado” que lleva implícita la necesidad de reconocer “la importancia y complejidad de las funciones desempeñadas por los miembros de este cuerpo”.

"Profesión de riesgo"

Pero también “el reconocimiento de la profesión de Vigilancia Aduanera como profesión de riesgo”.

Reivindicación que lleva igualmente pareja la reclamación de una jubilación “en igualdad de condiciones, dándonos la posibilidad de retirarnos a los 60 años sin la pérdida de poder adquisitivo”.

Un operativo participado por Vigilancia Aduanera en la comarca.

Un operativo participado por Vigilancia Aduanera en la comarca. / Iñaki Abella

En definitiva, que “participamos, sobre todo en Galicia, en numerosas operaciones conjuntas con la Policía Nacional y la Guardia Civil, que son cuerpos con los que mantenemos una excelente relación, pero aunque el trabajo y los riesgos sean los mismos, nuestros salarios dejan mucho que desear”, concluyen en Jusva.

Por cierto, que el Departamento de Aduanas de la Agencia Tributaria, con 2.323 funcionarios en toda España, dispone de 34 drones, 4 helicópteros, 610 vehículos terrestres y más de medio centenar de embarcaciones.

Embarcaciones

En Galicia destacan, por ejemplo, las embarcaciones interceptadoras tipo “Águila” de Vilagarcía y Marín. Junto a estas lanchas rápidas, que pueden alcanzar los 40 nudos, pueden citarse las patrulleras de medio porte de Vigo, Ribadeo y A Coruña –hasta 32 nudos– y buques de operaciones especiales como el “Fulmar”, que recientemente participó en la intervención de 8.500 kilos de droga en aguas de Cataluña.

Con estos y otros medios, “en los últimos tiempos hemos intensificado de manera notable la lucha contra el tráfico de estupefacientes, logrando resultados altamente positivos, lo cual justifica aún más, si cabe, nuestra demanda de salarios dignos, equiparados con los de otros cuerpos y fuerzas de seguridad”, espeta la asociación Jusva.

Vigilancia aduanera intercepta el mayor alijo de hachís de nuestro país a bordo de un pesquero rumbo a Canarias

Agencia ATLAS / EP

Una entidad que no es la única que pide medios. Como ya se indicaba ayer en la edición digital de FARO, el día 20 se celebra a las puertas de la Comisaría de Vilagarcía una concentración con el lema “Por la dignidad de la Policía Nacional”.

Aunque algunos detractores del inspector jefe, Luis Hombreiro, quisieron hacer ver esa cita como una forma de protestar contra su gestión, ahora que pronto se convertirá en comisario y, por tanto, será trasladado, lo cierto es que la protesta nada tiene que ver con eso. 

Jupol y CEP

Así quieren dejarlo patente tanto el nuevo secretario de Organización y Asuntos Legales del sindicato Justicia Policial (Jupol), Alejandro Cousiño Alonso, como José Javier Martínez, portavoz de la Confederación Española de Policía (CEP).

El primero esgrime que “si la protesta se organizara para ir en contra del inspector Luis Hombreiro o cualquier compañero, nosotros no estaríamos allí; si vamos a estar presentes es porque lo que queremos, al concentrarnos ante la Comisaría, es reivindicar más medios materiales y humanos para prestar el mejor servicio posible a los ciudadanos”.

Vilagarcía lo necesita

Y el segundo añade: “Vamos a pedir más medios porque Vilagarcía lo necesita, porque los ciudadanos lo demandan y porque las comisarías de Galicia no pueden estar en peores condiciones que las de otras regiones de España”.

Ambos coinciden al resaltar que no es una demanda que competa solo a Vilagarcía, sino que “la falta de personal que padecemos e impide que se hagan turnos de trabajo apropiados, así como la carencia de material adecuado, es algo que trasciende a toda la provincia, por eso lo que buscamos es mayor seguridad para los agentes, ya que esto redundará en mayor seguridad para el conjunto de la población”.

Cousiño y Martínez dejan claro así que “la ciudadanía pide respuestas y para poder dárselas necesitamos disponer de medios, sobre todo en comisarías como Vilagarcía, que desde luego, se merece mucho más”.

Suscríbete para seguir leyendo