Esta es la estrategia conjunta de Greenpeace y PDRA

Defienden la creación de una tasa turística y más reservas marinas

Abogan por salvar un mar “azotado por la contaminación, sobrepesca, cambio climático y destrucción de hábitats”

Defienden el consumo y promoción de pescados y mariscos frescos

Visitas al barco de Greenpeace durante las jornadas de puertas abiertas que ofrece en Vilagarcía.

Visitas al barco de Greenpeace durante las jornadas de puertas abiertas que ofrece en Vilagarcía. / Noé Parga

Manuel Méndez

Manuel Méndez

Aunque no siempre –o casi nunca– están de acuerdo, y basta con ver la manifestación marítima del miércoles reclamando a la Xunta soluciones con las que frenar y revertir el deterioro productivo de la ría de Arousa, hay algo en lo que Greenpeace y la Plataforma en Defensa da Ría (PDRA) sí coinciden con el gobierno de Galicia, como es la defensa de los productos del mar.

En este contexto, la organización ecologista y la PDRA abundan en mensajes lanzados hasta la saciedad por la Consellería do Mar, tales como el de apoyar los mercados de proximidad que son las plazas de abastos.

El barco se sitúa en el muelle de O Ramal.

El barco se sitúa en el muelle de O Ramal. / Noé Parga

Abundando en ello, los ecologistas defienden “la creación y mejora de centros logísticos de apoyo y distribución de la pesca sostenible”, es decir, los mercados de abastos de toda la vida.

Al igual que reivindican la puesta en valor de los pescados y mariscos gallegos, “promoviendo la diferenciación de productos procedentes de las rías, garantizando su trazabilidad e impidiendo la comercialización de productos foráneos etiquetados como procedentes de las rías gallegas”.

Dicho de otro modo, lo que está llamada a hacer la Denominación de Origen Protegida Mexillón de Galicia o se hace ya a través de marcas como PescadeRías de Onde Senón, Centolo do Grove, Ameixa de Carril y tantas otras.

Sin olvidar campañas promocionales como Namórate dun Galego, Galicia SabeAmar y muchas más que buscan, precisamente, esa diferenciación.

Turismo

La misma que, a juicio de los ecologistas, debe complementarse con campañas para “fomentar un turismo que reconozca el valor natural, cultural y patrimonial del territorio, con una adecuada planificación que tenga en cuenta la capacidad de carga del entorno y busque un equilibrio social y ecológico”.

Tal y como se hace, por ejemplo, con proyectos como Guimatur, desde el barco escuela “Chasula” o a través de empresas como Arenaria Coordinación.

Todo esto, junto a la “introducción de tasas turísticas en zonas de turismo masivo”, son algunas de las propuestas formuladas por la PDRA y Greenpeace aprovechando la estancia de Vilagarcía del barco “Arctic Sunrise”.

Después de que el miércoles protagonizara la manifestación marítima, este buque está siendo escenario –hasta mañana– de diversas actividades destinadas al público en general, entre las que se incluyen charlas, talleres y muchas más propuestas “en defensa de los océanos”.

De esas jornadas de puertas abiertas surgen las demandas antes expuestas que se relacionan con el consumo y el turismo sostenible ligado a la ría.

Pero también esa otras iniciativas vinculadas o de aplicación en el conjunto de los mares del mundo y que tienen mucho que ver con su conservación y el cambio climático.

De ahí, por ejemplo, que Greenpeace y la PDRA aboguen por “asegurar el cumplimiento de los acuerdos internacionales de protección del medio marino, que establecen la necesidad de alcanzar un 30% de los mares bajo protección y gestión eficaces, y garantizar que el 10% del mar quede bajo protección estricta y libre de actividades antrópicas que puedan comprometer su salud ambiental”.

Esto conlleva, en buena lógica, “garantizar la sostenibilidad de los recursos pesqueros y estudiar la ampliación de la red de reservas marinas de forma consensuada con el sector pesquero, bateeiros y mariscadores”.

De forma especial “en aquellos lugares que se requiera por el mal estado de conservación de hábitats y especies o por la sobreexplotación y mala salud de los stocks pesqueros”, que es, precisamente, una de las causas del declive productivo de la ría.

Una de las charlas en el barco de Greenpeace.

Una de las charlas en el barco de Greenpeace. / Noé Parga

Sobrepesca

Así lo reconocen PDRA y Greenpeace cuando advierten de que “el mar está azotado por la contaminación, la sobrepesca, el cambio climático y la destrucción de hábitats”, lo cual avala, a su juicio, “la necesidad de proteger hábitats vulnerables, abordar el saneamiento integral de las rías, fiscalizar y penalizar de una forma disuasoria los vertidos, prohibir el turbinado de la manchas de gasoil y el vaciado al mar de los excedentes de las EDAR, así como contar con planes de emergencia efectivos”.

De igual modo, apuestan por “exigir que los protocolos de actuación ante los vertidos se realicen de una forma transparente, con conocimiento público de los oportunos informes de comités científico-técnicos”.

Y también por “elaborar un plan de restauración ecológica para las rías que permita también la regeneración de los bancos marisqueros tradicionales”.

Estas y otras muchas reflexiones se hicieron acompañar ayer de un taller sobre el sector pesquero participado por representantes políticos, patrones mayores, mariscadoras y bateeiros, junto a miembros d la PDRA y otros colectivos.

También se desplegó un “Taller del sector primario” a bordo del “Arctic Sunrise”, en este caso con sindicalistas y otros representantes del sector pesquero y mejillonero de Galicia, para cerrar la jornada con una mesa redonda sobre “ecofeminismo” centrada en las “propuestas y reivindicaciones para el sector primario” orientadas hacia las mujeres.

Carta al ministro

Por cierto, que con todas las aportaciones realizadas durante estas jornadas, Greenpeace remitirá el lunes una carta al ministro Luis Planas y a la Secretaría General de Pesca para advertir de que “el modelo de pesca, agricultura y ganadería actual es completamente insostenible ya que se prioriza la producción industrial destructiva frente a la de bajo impacto”.

Razón por la cual demandará una reforma que “supondría una inyección a la economía local, además de preservar nuestros ecosistemas y su biodiversidad”.

Suscríbete para seguir leyendo