El conflicto laboral de los bomberos sigue sin cerrarse a las puertas del verano

Las negociaciones siguen ancladas en la relación de puestos de trabajo, claves para nuevas contrataciones

Advierten de que muchos parque no van a poder abrir sus puertas

El hartazgo del colectivo de bomberos sigue sin una solución cercana.

El hartazgo del colectivo de bomberos sigue sin una solución cercana. / Iñaki Abella

A. G.

Parecía que el conflicto laboral de los Bombeiros había quedado encaminado antes de las elecciones autonómicas del pasado mes de febrero, pero los meses han ido pasando y la negociación va excesivamente lenta, poniendo en riesgo el funcionamiento de los parques comarcales durante el próximo verano, tal y como ocurrió en el anterior. Actualmente, las negociaciones se están centrando en las relaciones de puestos de trabajo, claves para las cifras de nuevas contrataciones y las nuevas retribuciones que perciban los bomberos.

La lentitud con la que avanzan las negociaciones está volviendo a provocar el goteo de cierres e incidencias en la prestación del servicio ante la falta de personal, ya que se mantiene todavía la huelga de los trabajadores, una huelga que se manifiesta simplemente no realizando horas extra, lo que impide que algunos parques puedan contar con una dotación completa. Los trabajadores siguen con las mismas condiciones laborales, haciendo la máxima jornada horaria permitida en España y percibiendo el mismo salario que antes de iniciarse las protestas. Siguen, además, con el mismo número de efectivos que ya se demostró que era insuficiente. “No existen avances palpables, pero esperamos que pronto se puedan cerrar muchos aspectos”, explica Álvaro Negreira, que no quiere dejar de poner en valor el reconocimiento, por parte de los cuatro consorcios, de la condición de personal laboral fijo de todos los trabajadores, conforme a la jurisprudencia dictada por el Tribunal Supremo, tras la subrogación de los bomberos en la administración pública.

Los propios bomberos reconocen que el conflicto sigue abierto aunque también existe contención para que “el proceso negociador se mantenga vivo, los avances están siendo más lentos de lo que esperábamos y muy lejos de los dos o tres meses en los que se nos prometiera que ya estaría todo solventado, pero Roma no se hizo en dos días”, explica Honorino Raña desde la parte sindical.

Precisamente esa parte observa con mucha preocupación el calendario, ya que se acerca el verano y, con él, la campaña de incendios, y los trabajadores continúan sin realizar horas extraordinarias de carácter voluntario, hecho que compromete la continuidad del a prestación de un servicio esencial que sigue sin estar bien dimensionado y está mal retribuido. Será necesario encontrar una solución lo más pronto posible para que nos permita salvar la temporada”, explica José Luis Pareja. “Nuestra postura pasa por obtener una solución común para los trabajadores de los cuatro consorcios provinciales, tal y como se establece en la Lei de Emerxencias y el acuerdo por el que se hizo la desconvocatoria de la huelga al comienzo del mes de febrero”, explica Ángel Moldes.

Suscríbete para seguir leyendo