Augas de Galicia ordena al Concello de Meis retirar un cierre en el río Chanca

La alambrada la colocó el servicio de Incendios para proteger a los senderistas en caso de caída

El pozo y el cierre perimetral.  | // T.H.

El pozo y el cierre perimetral. | // T.H.

Tino Hermida

Augas de Galicia requerirá al Concello de Meis la clausura de un pozo ubicado en pleno cauce del río Chanca, en el linde entre los municipios de Meaño y Meis, cerrado perimetralmente y del que FARO se hizo eco hace unos días.

La notificación de Augas de Galicia al Ayuntamiento de Meis se producirá en los próximo días y, “en función a la respuesta que nos den desde el Concello (por Meis), tocará coordinar los trabajos de clausura del referido pozo y el desmantelamiento del cierre perimetral”, señalan desde la Consellería de Medio Ambiente e Cambio Climático.

Enclavado en una zona de monte, este pozo de contención situado dentro del cauce obedece a una estructura natural, no excavada, sino únicamente a un dique de contención en hormigón, cuya profundidad no supera 1,50 metros y que contribuye a sostener el camino que atraviesa el río que discurre canalizado en ese segmento.

Aún existiendo desde hace años, la estructura pasó a llamar atención por el cierre perimetral realizado antes del pasado verano, por el que se acotaba, literalmente sobre el río, un área de unos 56 metros cuadrados. Para tal fin los cuatro costados se han cerrado con una verja metálica de 1,70 metros de altura, apoyándose en 18 postes de hormigón, y se habilitaba una cancilla a pie del camino para poder acceder desde ahí al interior.

En el pleno de Meaño de la pasada semana, y a preguntas de la edil nacionalista Rosana Domínguez sobre dicho cierre, el regidor Carlos Viéitez delegó en el edil Jorge Besada la respuesta. Éste lo hizo dando lectura a un comunicado del jefe del distrito forestal XIX, en el que se apuntaba desconocer la autoría, reconociendo que “el citado pozo es utilizado por el Servicio de Prevención de Defensa de Incendios Forestales”. Añadió que la finalidad del citado cierre perimetral era el de “proteger de posibles caídas accidentales” a los senderistas que circulan por el sendero colindante. Pero Augas de Galicia no lo ha autorizado.

Suscríbete para seguir leyendo