Lino Mouriño: “Los pañales deben echarse en el contenedor gris, no en el amarillo”

Vilagarcía experimentó en 2023 un incremento de impropios en el colector de envases | Los niños de Faxilde y Carril aprenden a reciclar con Organicarme y divertidos juegos

El concejal Lino Mouriño, con “Organicarme”.

El concejal Lino Mouriño, con “Organicarme”. / Noé Parga

María López

María López

Vilagarcía registró el año pasado durante dos trimestres un incremento importante de residuos impropios en el contenedor amarillo debido al depósito de pañales. “Mal relacionamos los plásticos con el contenedor amarillo, que es de envases, puesto que algunos plásticos no van a ese colector, como es el caso de los pañales, que tienen que depositarse en el gris, el de la fracción resto”, aclara el concejal de Limpeza, Lino Mouriño, que ayer estuvo en el CEIP de Vilaxoán junto con un monitor de compostaje –de una empresa contratada por Urbaser– para enseñar a los escolares a reciclar de un modo divertido y didáctico, teniendo en cuenta la transformación que está sufriendo el servicio de recogida de basura en la ciudad, especialmente con la implantación del nuevo contenedor marrón y la desaparición de los verdes.

Mouriño es consciente de que un cambio de hábitos en la ciudadanía requiere tiempo y también de que la mejor forma de divulgarlos es a través de los niños. De ahí las charlas que se están haciendo en los colegios (ayer les tocó a los alumnos de cuarto curso de Primaria de Faxilde y después a los de segundo de Carril).

El concejal Lino Mouriño, con “Organicarme”.  |  // NOÉ PARGA

Alumnos de 4º de Primaria del colegio de Faxilde, ayer, durante la charla sobre compostaje. / Noé Parga

La principal misión de estas actividades de concienciación y sensibilización es que los menores diferencien los cinco colores de los contenedores y los asocien con cada residuo: amarillo para envases ligeros, azul para papel y cartón, verde para vidrio, marrón para orgánicos y gris para lo que no va en ninguno de los depósitos anteriores (se denomina fracción resto).

El monitor hizo hincapié en la correcta separación de biorresiduos, depositándolos en el contenedor marrón, en el compostero comunitario o individual (en función de la zona de Vilagarcía en la que se encuentre la vivienda). Y es que los desechos orgánicos suponen casi la mitad de la basura que generamos, por lo que “si hacemos bien esto, estamos haciendo bien una parte muy importante”, recalca Lino Mouriño.

Para ello el concejal y el monitor contaron con la ayuda de “Organicarme”, uno de los “comelixos” de la campaña impulsada por el Concello y Urbaser.

Los niños realizaron juegos con una ruleta, un panel y minicontenedores para aprender a depositar cada residuo donde le corresponde. “Yo simplifico la regla de las tres erres (reutilizar, reducir y reciclar) en dos, pues tenemos que transformar un residuo e un recurso”, comenta el concejal socialista.

Con el nuevo contrato de la recogida de basura, Vilagarcía ha renovado por completo tanto la flota de vehículos como de contenedores en toda la ciudad. Han tenido que recolocarse varios depósitos porque los nuevos son más grandes y de carga lateral y van agrupados en islas.

Suscríbete para seguir leyendo