La flota se moviliza contra Altri en medio de un mar picado

El sector del mar exige soluciones al declive de la ría

La manifestación marítima.

La manifestación marítima. / Greenpeace

Manuel Méndez

Manuel Méndez

Decenas de embarcaciones, la mayoría auxliares de acuicultura (bateeiros) se movilizaron esta tarde, en medio de un mar picado, en la ría de Arousa. Lo hicieron a apenas cuatro nudos y acompañados del buque “Arctic Sunrise”, de la organización ecologista Greenpeace.

La protesta ha sido convocada para expresar la preocupación del sector del mar por la pérdida de productividad de estas aguas y sus bancos marisqueros, al tiempo que han aprovechado la oportunidad para rechazar la instalación de la planta de Altri en Palas de Rei, al considerar que “agravará el problema”.

El barco de Greenpeace participa en la protesta.

El barco de Greenpeace participa en la protesta. / Iñaki Abella

La convocatoria parte de la Plataforma en Defensa da Ría de Arousa (PDRA). Durante el recorrido por la ría se han exhiben pancartas reivindicativas que se hacen acompañar de otras desplegadas en tierra firme.

Con especial intensidad en el puerto vilagarciano de O Ramal, donde atracaró el barco de la ONG internacional y esperaban su llegada integrantes de las agrupaciones de marisqueo a pie.

“Queremos trasladar a la opinión pública el malestar existente en toda la ría por el abandono del sector del mar por parte de la Xunta de Galicia, pues llevamos más de diez años reclamando que se tomen medidas para evitar la pérdida de productividad y reclamando la regeneración de los bancos marisqueros". Como también "el saneamiento de las rías, el control de los vertidos y una nueva regulación del vaciado de embalses”, explicaba Xaquín Rubido, presidente de la PDRA.

Un momento del recorrido, a su paso por A Illa de Arousa.

Un momento del recorrido, a su paso por A Illa de Arousa. / Iñaki Abella

Rubido indica que la “situación crítica” actual “pone en peligro el modelo productivo del marisqueo y del cultivo de mejillón en batea”.

Ni que decir tiene, atendiendo a los planteamientos de la PDRA, que la protesta también sirve para reprochar a la Xunta que, “lejos de aportar soluciones a los problemas”, impulse “alternativas industrializadoras contaminantes, como la celulosa de Altri, que va a deteriorar aún más la calidad de las aguas del río Ulla y la ría de Arousa, destruyendo nuestros puestos de trabajo”, espeta Xaquín Rubido.

Es por ello que “reclamamos que el dinero público que la Xunta pretende regalar a Altri se dedique a recuperar las rías gallegas y, particularmente, la de Arousa”, sentencia la PDRA.