La confianza del consumidor también se gana en el Intecmar

Puertas abiertas en el laboratorio de referencia que garantiza la calidad de los productos

Mar defiende el aval que supone el centro analítico de Vilagarcía y la confianza que generan plazas

Villares fomenta el consumo de pescados y mariscos, alaba a los placeros y anima a la ciudadanía

Manuel Méndez

Manuel Méndez

La Xunta está aprovechando la Semana de la Administración Abierta, que se celebra a nivel mundial, para animar a los ciudadanos a consumir el fruto de la pesca, el marisqueo y la acuicultura de las rías gallegas.

Para convencerlos les transmite que no solo son importantes por su sabor, frescura o propiedades culinarias y nutritivas, sino también por la calidad y salubridad que atesoran, garantizada a través del Instituto Tecnológico para el Control del Medio Marino (Intecmar).

El público observa el material empleado.  | // PARGA

El público observa el material empleado. | // PARGA / Manuel Méndez

De ahí que esa Semana de la Administración Abierta se esté aprovechando para mostrar a los ciudadanos ese centro analítico de referencia internacional situado en Vilagarcía.

Covadonga Salgado

Covadonga Salgado, su directora, es una de las encargadas, junto a los responsables de cada departamento o sección, de mostrar las instalaciones a los visitantes y explicarles en detalle el funcionamiento de este servicio vital tanto para el consumidor como para el sector extractivo, ya que confiere a su producto un extra de calidad y confianza.

La propia Covadonga Salgado explicaba ayer que “es un centro estrechamente vinculado a los moluscos bivalvos”, aclarando que eso se debe a que “son filtradores de agua”.

Biotoxinas

De ahí que su control ayude a detectar los riesgos que pueden encontrarse en el agua y llegar al consumidor a través de tales productos, tanto en lo referido a presencia de fitoplancton portador de biotoxinas como a contaminación química o contaminación biológica.

A quienes ayer se pasaron por el Intecmar, y a los que se espera hoy, se les indica igualmente en qué consiste la labor del Intecmar, “incidiendo en su importancia para la seguridad alimentaria y en lo referido a enfermedades de los moluscos o sanidad animal".

Pero también "en todo lo relacionado con la observación del océano y la lucha contra la contaminación marina accidental”, puntualizó Covadonga Salgado.

Consellería do Mar

La directora de este centro dependiente de la Consellería do Mar también quiso hacer hincapié en que actúa “en toda Galicia” y en que “se controlan absolutamente todas las especies de moluscos susceptibles de ser consumidas por el ser humano”.

Una de las charlas ofrecidas a los visitantes.   | //  NOÉ PARGA

Una de las charlas ofrecidas a los visitantes. | // NOÉ PARGA / Manuel Méndez

Para explicar también durante la visita que se toman muestras y analizan tanto el agua como los moluscos, detallar cómo se obtienen esas muestras y presumir de que “somos un laboratorio acreditado desde 1991 que tiene el aval de la UE”.

De igual modo se enseña a los participantes en estas jornadas de puertas abiertas que hay diferentes redes establecidas, entre ellas la de Oceanografía y Fitoplancton, entrando a detallar las características y localización de las estaciones costeras y oceanográficas disponibles para evaluar el avance o retroceso de toxicidades tan conocidas en Galicia como la diarreica (DSP), la amnésica (ASP) y la paralizante (PSP).

Cabe reiterar que la “Diarrhetic Shellfish Poison” (DSP), ASP (Amnesic Shellfish Poison) y PSP (Paralytic Shellfish Poison) son las toxicidades que más limitan las descargas de mejillón y el marisqueo.

Su presencia obedece a episodios tóxicos totalmente naturales y controlados que no deben causar alarma alguna entre la población, ya que el Intecmar se encarga de abrir y cerrar las zonas productoras en función de los niveles de toxicidad.

Pero volviendo a lo que están dando de sí las jornadas de puertas abiertas, Salgado declaraba ayer que a los visitantes “les explicamos por qué en determinados momentos hay que aumentar las frecuencias de muestreo y por qué se abren o cierran zonas de extracción".

También "cómo se clasifica microbiológicamente cada una de ellas y todo lo relacionado con la sanidad animal, aclarando igualmente por qué desde otras partes del mundo recurren a nosotros para que realicemos diferentes estudios en sus aguas o a sus productos”.

Villares alaba a los placeros y anima a la ciudadanía | NOÉ PARGA

Alfonso Villares visitó la plaza de abastos de Vilanova acompañado del alcalde, Gonzalo Durán. Fue allí donde animó a la ciudadanía a consumir más pescado y marisco, alabando el papel de los placeros, la calidad de sus productos y la relación “directa y de confianza” que mantienen con los consumidores. / Noé Parga

Mientras explicaba todo esto a sus visitantes e insistía en la garantía añadida que supone el Intecmar para los productores y consumidores, a escasos kilómetros era el conselleiro Alfonso Villares quien animaba a consumir pescados y mariscos.

Lo hacía en la plaza de abastos de Vilanova, desde donde aludía a “los beneficios para la salud” que aportan los productos del mar gallego como al “positivo impacto que genera su consumo en el sector marítimo-pesquero”.

Reivindicó así la dieta atlántica “cómo sinónimo de bienestar” y ensalzó el modelo de la pesca artesanal y de proximidad “como fórmula sostenible y respetuosa con los recursos marinos”.

Estas son las principales biotoxinas

Para entender mejor la importancia de las jornadas de puertas abiertas que se llevan a cabo en el Inetcmar y en qué consisten los episodios tóxicos erróneamente conocidos como “mareas rojas”, a continuación se ofrecen algunas de claves:

Diarrhetic Shellfish Poison (DSP)

  • Es la toxicidad más frecuente y abundante en aguas gallegas, la menos peligrosa y la que antes eliminan los moluscos afectados.
  • Es una proliferación de fitoplancton portador de biotoxinas que llega acompañada de ingentes cantidades de nutrientes. Un fenómeno con el que están acostumbrados a convivir tanto los profesionales del Intecmar como los propios bateeiros, ya que este fenómeno se repite en cada uno de los afloramientos costeros que introducen los nutrientes en las rías gallegas.
Covadonga Salgado (de pie) y una de las profesionales del lntecmar, en Vilagarcía, durante la realización de pruebas para determinar la evolución de la toxicidad.   | //  FDV

Covadonga Salgado (de pie) y una de las profesionales del lntecmar, en Vilagarcía, durante la realización de pruebas para determinar la evolución de la toxicidad. | // FDV / Manuel Méndez

  • La DSP es una de las llamadas toxinas lipofílicas, y es la responsable de procesos patológicos que afectan al tracto digestivo del ser humano en caso de ingesta de producto contaminado.
  • Puede causar diarreas, náuseas, vómitos, dolores abdominales y escalofríos, detectándose los síntomas casi de inmediato tras ingerir los moluscos, pudiendo durar hasta tres días.
  • Los episodios tóxicos diarreicos están producidos por proliferaciones de dinoflagelados del género “Dinophysis”, conociéndose más de doscientas especies.
  • Son las que generan ácido okadaico, que es, en realidad, la toxina causante de la intoxicación diarreica por moluscos en humanos, afectando de manera especialmente significativa a la producción de mejillón. La más frecuente en aguas gallegas es la “Dinophysis acuminata”.

Paralytic Shellfish Poison (PSP)

  • Los episodios tóxicos paralizantesestán provocados por la proliferación de los dinoflagelados “Alexandrium minutum” y “Gymnodinium catenatum”.
  • Los “Alexandrium”, que son los habituales en la comunidad, son un género de dinoflagelados en el que se identifican alrededor de treinta especies y contienen algunas de las más dañinas para los humanos.
  • La intoxicación paralizante (PSP) que causan puede afectar al sistema nervioso central del ser humano y provocarle parálisis o incluso la muerte por parada cardiorespiratoria, pero solo en condiciones extremas de ingesta masiva de molusco contaminado.
  • Los síntomas de la PSP (Paralytic Shellfish Poison) se notan en los primeros treinta minutos después de comer una buena cantidad de moluscos tóxicos.
  • “Se padece picazón o ardor en torno a la boca, labios, lengua y cara, además de otras alteraciones del sistema nervioso”, explica la comunidad científica.
  • En el Intecmar añaden que “esta sensación progresiva de entumecimiento muscular se extiende al cuello, brazos, piernas y extremos de los dedos”, haciendo que los movimientos voluntarios y el habla empiecen a ejecutarse “con dificultad”.
  • Estos síntomas, concretan en el laboratorio de referencia arousano, también pueden aparecer ocasionalmente acompañados de “trastornos gastrointestinales, tales como dolor abdominal, náuseas, vómitos y diarrea”.

Hay otras reguladas por la UE desde 2002

A las biotoxinas PSP, DSP y ASP pueden sumarse dos nuevos grupos de “ficotoxinas”. Es decir, productos naturales derivados de algunas especies de microalgas que tienen actividad tóxica, normalmente neurotóxica.

Son los “azaspirácidos” y las “yesotoxinas”, a los que pertenecen especies como la “Protoperidinium crassipes”, en el primer caso, y la “Protoceratium reticulatum”, en el segundo.

Son “ficotoxinas” reguladas desde 2002 por la Unión Europea que son habituales en aguas gallegas, aunque “no suelen alcanzar grandes concentraciones”.

Amnesic Shellfish Poison (ASP)

  • La amnésica es responsabilidad de especies del género “Pseudo-nitzschia”, siendo la habitual en Galicia la “Pseudo-nitzschia australis”. Se acumulan en diferentes especies de cangrejos, navajas, vieiras, mejillones e incluso anchoas.
  • La “Pseudo-nitzschia” produce una neurotoxina llamada ácido domoico, un aminoácido neuroexcitador que actúa a nivel del hipocampo y la amígdala, dos zonas cerebrales relacionadas con la memoria. De ahí que sea una de las biotoxinas que al acumularse en los moluscos bivalvos, pueden llegar a afectar a los humanos.
  • La ASP puede provocar intoxicaciones leves que generan trastornos gastrointestinales y aparecen en las primeras 24 horas.
  • Náuseas, vómitos, dolores abdominales y diarreas son algunos de los efectos, aunque en casos de intoxicaciones severas se hacen acompañar de trastornos de tipo neurológico, como debilidad, confusión, somnolencia, vértigo y pérdida de memoria. En casos extremos podrían llevar a una persona al coma.

[object Object]

Biotoxinas como la PSP o la DSP poco tienen que ver con las inofensivas proliferaciones de microalgas que tiñen el mar de color, provocando las mareas rojas, e incluso llegan a iluminarlo.

En Galicia se han documentado seis tipos de proliferaciones microalgales productoras de coloración. La roja anaranjada, por ejemplo, se debe al dinoflagelado “Noctilluca scintillans”, localizado hace días en Liméns y aún presente, aunque en bajas concentraciones, en los últimos análisis efectuados en la ría de Vigo.

También puede teñirse el mar de rojo, en este caso poro el dinoflagelado “Gonyaulax polygramma”; o bien de marrón verdoso, que es el tono que suelen provocar los dinoflagelados “Karenia mikimotoi” y “Prorocentrum”.

Incluso se han documentado episodios con un característico color marrón rojizo, que se debe a un exceso de diatomeas como los “Chaetoceros” y a los dinoflagelados “Gymnodinium catenatum” y “Glenodinium foliaceum".

A todo ello se suman las “mareas rojas” que, en realidad, deberían llamarse “mareas marrón chocolate”, como son las provocadas por el flagelado “Heterosigma akashiwo”.