Bruno Vila: "Trato de no creerme mucho de lo que estoy viviendo"

El joven vilagarciano compatibiliza sus Mozos de Arousa en "Reacción en cadena" con su participación en “Bailando con las estrellas”

Bruno Vila experimenta ahora una nueva experiencia televisiva a ritmo de baile.

Bruno Vila experimenta ahora una nueva experiencia televisiva a ritmo de baile. / FDV

La irrupción de los Mozos de Arousa en las pantallas de televisión de todo el país ha traído efectos colaterales. Es tal la audiencia generada por la sapiencia de los vilagarcianos Bruno Vila y los hermanos Raúl y Borja Santamaría, que Telecinco no ha dudado a la hora de otorgarles su cuota de participación en una apuesta muy fuerte de la cadena que lleva por nombre “Bailando con las estrellas”.

El elegido para batirse en duelo coreografiado con otros famosos de la pequeña pantalla ha sido Bruno Vila y, como él mismo, reconoce, no dudó a la hora de aceptar la oferta. Su primera aparición de la mano de su maestra y bailarina, Marta Blanco, le dejó al vilagarciano sensaciones encontradas. “Tengo claro que tengo que trabajar mucho. Parto desde cero y con un nivel más bajo que muchos de mis compañeros y rivales”, señalaba a escasas horas de volver a comparecer sobre las tablas en el segundo programa de la serie emitido al cierre de esta edición.

Su debut fue a ritmo de vals con la canción “Algo pequeñito” que popularizó Daniel Diges en su paso por Eurovisión. Reconocía Bruno Vila que “me encantó el tema y el baile. Más allá de la puntuación que me dieron, por redes me hicieron llegar que gustó mucho como salió todo”.

Bruno Vila junto a Marta Blanco, su profesora y pareja de baile

Bruno Vila junto a Marta Blanco, su profesora y pareja de baile / FDV

El hecho de ser un programa en el que se baila en directo también merece una valoración por parte del vilagarciano, “es cierto que eso genera más presión todavía de la que ya tienes. Quieres que el baile salga bien y no quieres dejar a tu bailarina y profesora en mal lugar. La verdad es que lo hice lo más natural posible, pero el hecho de que el programa haya confiado en ti hace que esté dándolo todo”.

El trabajo diario se ha multiplicado desde que decidió aceptar el ofrecimiento de la productora por participar en “Bailando con las estrellas” . El integrante de Mozos de Arousa describe que “de todo esto solo quiero sacar lecturas positivas. Ensayo tres horas al día porque requiere mucho trabajo el clavar cada paso. Me dejo guiar por mi bailarina en una relación entre profesora y alumno. Ella es la que sabe de baile y yo me adapto a su criterio. También me deja opinar y sugerir cosas que, si le parecen bien, las añadimos a la coreografía”.

Al término de su primera actuación, el jurado se mostró exigente en su veredicto. Fue un momento en el que Bruno Vila soltó la tensión acumulada y se le escaparon unas lágrimas cuando todo el público presente en el plató empezó a corear su nombre en una muestra del cariño y la identidad que ha generado con muchas personas tras su exitoso paso por Reacción en cadena. “La verdad es que no me lo esperaba. Fue muy emocionante”, confiesa.

Su puntuación inicial fue de un total de 27 puntos lo que le reportó una novena plaza entre los 13 bailarines participantes en el programa conducido por Jesús Vázquez y Valeria Mazza. Un concurso en el que el joven vilagarciano se enfrenta desde Agatha Ruiz de la Prada o Josie, que están relacionados con el mundo de la moda; a futbolistas (Miguel Torres y José Manuel Pinto); cantantes (María Isabel y Mala Rodríguez); e intérpretes (Carlota Boza y Adrián Lastra), entre otros.

En medio de otra semana de un trabajo extenuante, Vila sigue manteniendo firmes las razones que le llevaron a acometer el reto: “Me pareció interesante para ayudarme a coger otras habilidades como la puesta en escena, el lenguaje corporal y para manejarme en situaciones de presión diferentes a Reacción en cadena. Me parecía un buen desafío y estaba dispuesto. Hablé con las personas más cercanas, como mis padres, Borja y Raúl, y me apoyaron a intentarlo”.

Ahora toca compatibilizar las obligaciones de dos programas saltando del plató de grabación del concurso de encadenar palabras a las salas de ensayo. No pone ningún reparo al sacrificio y considera que el esfuerzo físico de las tres horas diarias de ensayos no tienen porque afectarle a su rendimiento en el programa dirigido por Ion Aramendi. En él, junto a sus dos compañeros, ya se acercan al 1,2 millones acumulados en ganancias tras más de 150 programas superando a tríos de toda España. “Los dos programas se pueden hasta complementar. Soy de los que considera que si estoy bien físicamente también me ayudará a estar ágil mentalmente”.

La pareja durante la representación de "Algo pequeñito".

La pareja durante la representación de "Algo pequeñito". / FDV

“Hay cosas que antes hacía y que ahora no puedo”

Desde el pasado mes de junio la vida de Bruno Vila y sus compañeros en Mozos de Arousa ha cambiado notablemente. Incluso las exigencias televisivas, con una presencia casi permanente en Madrid semanalmente, ha llevado al vilagarciano a aparcar sus estudios de Derecho. Reconoce el joven de 23 años que “la verdad es que ha sido un proceso al que nos hemos tenido que ir acostumbrando. Hay cosas que antes hacía y que ahora mismo no puedo por una simple cuestión de tiempo. Tampoco sabemos cuanto puede durar esta experiencia y no pensamos en mucho más allá”.

Acerca de la idea de Bruno Vila sobre su futuro a medio plazo, considera que prácticamente ni se lo plantea. La opción de seguir ampliando su carrera televisiva desde otras vertientes, como ha sido el caso de “Bailando con las estrellas” es algo que no le obsesiona. “De momento vamos día a día. Trato de no creerme mucho de lo que estoy viviendo. Si me ofrecen algo en otro programa lo valoraré, pero no es algo en lo que ponga la cabeza ahora mismo”, apunta.

Suscríbete para seguir leyendo