Los virus ponen en jaque al Hospital do Salnés con picos de 200 urgencias diarias

Predomina la gripe A, aunque los médicos también están viendo COVID y Virus Respiratorio Sincitial (VRS) | Tato Vázquez: “No estamos colapsados pero la actividad es un 20% superior a la de diciembre de 2022”

La carga asistencial ha crecido considerablemente estas Navidades tanto en el Hospital como en los centros de salud.

La carga asistencial ha crecido considerablemente estas Navidades tanto en el Hospital como en los centros de salud. / Iñaki Abella

María López / A.G.

El sistema sanitario se está resintiendo por la fuerte incidencia de la gripe, COVID y virus respiratorios. Y el Hospital do Salnés no es ajeno a este importante incremento de la carga asistencial que están sufriendo todos los centros hospitalarios de forma generalizada. Así, desde Nochebuena, su servicio de Urgencias está atendiendo diariamente a más de 160 pacientes, cuando la media del año ronda los 135. Además, se han registrado picos por encima de las 200 urgencias.

El jefe de Urgencias del Hospital do Salnés, Tato Vázquez Lima, cifra en un 20% el aumento de la actividad registrado en diciembre en relación al mismo mes de 2022. “El incremento está siendo más marcado en la última semana de diciembre y esta primera de enero”, recalca.

La patología que más están viendo los médicos es gripe A con mucha diferencia a las demás. Le siguen COVID y Virus Respiratorio Sincitial (VRS), pero en menor medida. Los problemas surgen en pacientes crónicos de edades avanzadas, especialmente cardiópatas y con EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica), que se descompensan al contraer el virus.

Medicina Interna, llena

Estos enfermos requieren ingreso de una semana, por lo que el porcentaje de hospitalizaciones ha crecido considerablemente y la planta de Medicina Interna se encuentra al 100% de ocupación.

En relación a las esperas, Vázquez Lima admite que han crecido en los que denominan pacientes “verdes”, es decir, los menos graves una vez realizado el triaje. En estos casos los 120 minutos en los que como máximo deben ser atendidos aumentan.

No ocurre lo mismo con los pacientes “rojos” (un infarto, por ejemplo), que se atienden al momento, ni tampoco con los “naranjas” y los “amarillos”, que se ven en diez minutos y una hora respectivamente.

Si bien las distintas fuentes consultadas coinciden en que el porcentaje de patología banal en estas fechas está siendo inferior al habitual, el coordinador de Urgencias indica que todavía hay personas jóvenes sin patologías asociadas que acuden al hospital cuando se podrían tratar en atención primaria o incluso con autocuidados, guardando reposo en casa entre cinco y siete días, con mucha hidratación y antitérmicos. No obstante entiende que las demoras en los centros de salud son superiores a las deseadas.

Niños

En relación a la población infantil, representa entre un 20 y un 30% de la demanda total en el servicio de Urgencias. Fue a principios de diciembre cuando la actividad fue mayor. “Primero vemos las bronquiolitis en niños y a las dos o tres semanas llegan las infecciones respiratorias en los adultos. Es así todos los años”, comenta Tato Vázquez.

Espera de 2 horas por un box

En cuanto a los medios de los que dispone el Hospital do Salnés para atender este importante repunte asistencial, en Urgencias existen diez boxes que estos días están todos ocupados.

Sin ir más lejos, ayer por la mañana había tres enfermos pendientes de que le asignasen uno. “Se puede tardar entre dos y tres horas”, comenta un facultativo.

Como complemento a los ingresos en planta, el servicio de Urgencias cuenta con una Unidad de Corta Estancia dirigida a manejar a pacientes no tan graves que pueden ser tratados de forma intensiva en tres días y posteriormente se les da el alta. Son tres habitaciones dobles en las que se realiza ventilación mecánica no invasiva.

También la hospitalización a domicilio (HADO) desempeña un papel fundamental en las épocas de alta incidencia de virus como la actual.

Con respecto al cuadro de personal, en el turno de mañana trabajan cinco médicos, en el de tarde otros tantos y en el de noche tres.

Por el momento no se están derivando enfermos a otros hospitales. Es más, pacientes que en otros momentos del año serían trasladados a Pontevedra ahora se están quedando en Rubiáns debido a la precaria situación en la que se encuentra Montecelo, desbordado. No obstante los pacientes que necesitan cuidados intensivos siguen siendo derivados a la UCI.

Personal de las ambulancias también confirma el gran trasiego de actividad de estas Navidades.

[object Object]

El alcalde de A Illa, Luis Arosa, va a remitir una carta al titular de la Consellería de Sanidade, Julio García Comesaña, para solicitarle que se cubran las vacantes y las bajas que existen en el centro de salud del municipio. Las dependencias sanitarias de A Illa despidieron el pasado año y han comenzado este don tan solo un profesional de Atención Primaria, ya que los otros dos, uno está en las vacaciones previas a su jubilación, y el otro se encuentra de baja por enfermedad. Esto ha provocado el colapso del servicio en plena epidemia de gripe y provocado que se estén dando citas en Atención Primaria, a quince días vista, una circunstancia que Arosa considera “una auténtica aberración para un servicio que debe ser la primera línea de respuesta para la gripe y básico para atender cualquier otra patología”.

Insiste el regidor que “el único facultativo que está trabajando en el centro de salud se encuentra desbordado porque es imposible trabajar así, por eso es necesario que se cubran esas dos vacantes lo antes posible para dar un servicio adecuado a todos los usuarios”.

El regidor isleño lamenta que esta “no sea la primera vez que ocurre una circunstancia similar, ya que se está repitiendo con demasiada asiduidad”. Recuerda que el Sergas aprobó recientemente la incorporación de una serie de médicos a varios centros de salud. “En ese listado no se encontraba a Illa pese a que también somos un centro en el que cuesta cubrir las bajas, por lo que tendríamos el requisito principal para contar con uno de estos profesionales; no ha sido así”, explica. Arosa deja caer que “da la sensación que desde la Xunta nos ningunean y esta actitud comienza a ser extremadamente cansina”.

Suscríbete para seguir leyendo