Diversión garantizada en las actividades de la ludoteca navideña de Meaño

Meaño concertó con "La Fiestería S.C.” las actividades de ocio para favorecer la conciliación laboral y familiar

Una de las monitoras en las clases de maquillaje con alguno de los niños.   | // FDV

Una de las monitoras en las clases de maquillaje con alguno de los niños. | // FDV / Tino Hermida

Tino Hermida

“La Fiestería” se ha especializo en ocio y tiempo libre, asumiendo desde campamentos y ludotecas hasta fiestas de cumpleaños o servicio a firmas hosteleras que requieren de su oferta de ocio para el entretenimiento de niños en banquetes y otras ocasiones especiales que se convierten en experiencias realmente útiles e inolvidables.

El “Divernadal” meañés cuenta este año con trece niños de Educación Infantil y Primaria, cubriendo otras tantas plazas de las 25 que se ofrecían. Comprende a escolares con edades que van de los 3 a los 12 años, a los que se garantiza unas vacaciones, como mínimo, muy animadas.

A modo de ludoteca de invierno abre sus puertas en las dependencias de la casa parroquial de Xil durante todos los días laborables desde el comienzo de las vacaciones escolares. Comenzaba, por tanto, el pasado martes 26 y se mantendrá hasta el 5 de enero.

Horario laboral

La incorporación a la actividad diaria se realiza entre 08.30 y 10.00 horas, para luego desarrollar la programción diseñada por los monitores para la jornada. Y, entre 13.30 y 14.30 horas se procede al momento de recogida por parte de las familias, en atención a su disponibilidad laboral.

Atendidas por dos monitoras de tiempo libre, los niños realizan actividades de manualidades, cartelerería, diseño de postales navideñas, taller de elaboración de colgantes en madera personalizados para aderezar el árbol navideño de cada casa e, incluso el viernes, último día esta semana, disfrutaban de un taller de maquillaje, que provocó el interés máximo de los participantes.

Y, cómo no, también tiene su momento estos días la celebración de fiestas navideñas simuladas. Entre ellas, como no podía ser menos, su momento para el regalo del “amigo invisible” cada vez más popular entre grupos.

Las monitoras al frente del “Divernadal” reconocen que “estas iniciativas contribuyen mucho a socializar a los niños, y a que puedan disfrutar en compañía de otros, jugando e incluso mejorando sus destrezas, porque lo que más gusta a estas edades es hacerlo aprendiendo y empatizando juntos”.

Menor natalidad

Esta ludoteca navideña echaba a andar en 2008 y, desde entonces, se mantiene reuniendo, según las ediciones, entre 40 y 16 niños. Conforme ganaba terreno la baja natalidad, el modelo cambió de dos grupos con que empezó a uno solo en los últimos años.

El coste de la actividad es la reglada tasa municipal 30 euros, que así contemplada desde 2010. Cierto que, sobre ese precio estándar, se contemplan los consabidos descuentos que se especifican en la ordenanza municipal, y de los que pueden beneficiarse las familias numerosas, monoparentales, o bien por participar los niños adscritos ya en otras actividades extraescolares municipales.

Suscríbete para seguir leyendo