Perros y mascotas son bienvenidos en los juzgados de Vilagarcía

Podrán acceder al Decanato, Registro Civil, pasillos y vestíbulo ELos perros deberán llevar correa y estar limpios EA las salas, con permiso, pasan solo los de policías y guías

Las mascotas son bienvenidas en los juzgados de Vilagarcía

Las mascotas son bienvenidas en los juzgados de Vilagarcía / Iñaki Abella

Antonio Touriño

Antonio Touriño

El edificio de los juzgados de Vilagarcía es pet-friendly, es decir permite ya la entrada de mascotas a las zonas comunes. La decisión ha sido adoptada por la decana Sofía Leonor Castro Verdes y comunicada al Tribunal Superior de Xusticia de Galicia, convirtiéndose en uno de los pioneros a nivel nacional ya que en otras dependencias judiciales se adoptó el acuerdo contrario, caso de Pontevedra, donde solo se permitirá el paso de perros guía.

Evidentemente, el acuerdo tiene reservas también en la capital arousana. “Se permitirá la entrada de animales de compañía únicamente a los lugares de atención al público, en condiciones adecuadas de higiene, quedando expresamente excluído el acceso a la sede de los Juzgados de los perros de raza peligrosa, los animales silvestres en cautividad, o cualquier animal que comporte un peligro para las personas”.

Con correa y controlados

En el escrito de la decana se establece asimismo que los perros que accedan al edificio “deberán estar sujetos con correa, al igual que el resto de animales de compañía, de forma que garantice que se encontrarán controlados en todo momento por sus dueños o personas encargadas de estos, que deberán cumplir con las indicaciones que les traslade el personal de seguridad, el personal del Juzgado o, en su caso, los jueces y magistrados”.

Añade la decana judicial que “en el supuesto de que su presencia (mascota) cause molestias que perturben la normal actividad que se desenvuelve en el edificio, tendrán que abandonarlo inmediatamente”

Por otra parte, se limita la entrada a unas cuantas dependencias, en concreto podrán estar en la entrada, el decanato, oficinas del Registro Civil, pasillos exteriores de las oficinas judiciales y vestíbulo de la planta de las salas de vistas.

Criterios

En el caso de los perros guía, de conformidad con lo previsto en la Ley 10/2003 de la Comunidad gallega sobre el acceso al entorno de personas con discapacidad acompañadas de perros de asistencia, se subraya en el decreto de Vilagarcía que tanto “los perros adiestrados por los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, en el cumplimiento de las funciones que tienen asignadas, y los animales que acompañen a personas menores o necesitadas de especial protección que tengan que acceder al edificio judicial, tendrán permitido el acceso a las dependencias, incluídos los despachos profesionales y salas de vistas únicamente en los casos en los que se justifique la necesaria presencia de dichos animales en condiciones que garanticen la seguridad de las personas; y las adecuadas de higiene, correspondiendo a los jueces o magistrados que dirijan las actuaciones de que se trate efectuar las indicaciones oportunas conforme a las normas de policía de estrados.

El acuerdo adoptado por la decana de los jugados de Vilagarcía ha sido comunicado a la plantilla de seguridad del edificio y demás personal, además de a los jueces y letrados de los tres órganos judiciales, al fiscal jefe de Ponteveda, a la directora del Imelga, al secretario coordinador de Pontevedra y al jefe de seguridad de la UVEX, así como a los decanatos de los Colegios de Abogados, Procuradores y Graduados Sociales. Asimismo se envió una copia a la Sala de Gobierno del Tribunal Superior de Xusticia de Galicia y a la Dirección Xeral de Xustiza.

La decisión se justifica en el hecho de que el pasado 29 de septiembre de 2023 entró en vigor la Ley de protección de los derechos y el bienestar de los animales, en cuyo artículo 29, apartado cuatro, se prevé que, salvo prohibición expresa, debidamente señalizada, y visible desde el exterior, “se permitirá el acceso de animales de compañía a edificios y dependencias públicas”.

Suscríbete para seguir leyendo