La CIG advierte al 061: “Las ambulancias están llegando tarde a las urgencias”

La Xunta saca a concurso este otoño el transporte sanitario urgente, y el sindicato reclamará para O Salnés tres vehículos más

Xabier Aboi, en el centro, junto a delegados de personal de la CIG en el sector de ambulancias, ayer en Vilagarcía. |   // JAVIER TENIENTE

Xabier Aboi, en el centro, junto a delegados de personal de la CIG en el sector de ambulancias, ayer en Vilagarcía. | // JAVIER TENIENTE / A.Martínez

“Las ambulancias están llegando tarde a las urgencias”, manifestó ayer Xabier Aboi, representante de la federación de Transportes del sindicato CIG, en una conferencia de prensa sobre el servicio de transporte sanitario urgente en O Salnés. “Es un sector colapsado”, añadió.

La Xunta de Galicia prevé sacar a concurso el nuevo contrato del transporte sanitario urgente a finales de este año, y la CIG considera que este es un buen momento para que se corrijan los déficits que, según el sindicato, padece actualmente el área sanitaria de Pontevedra y O Salnés en relación al número de ambulancias.

Aboi, y técnicos de ambulancias de varias localidades del área sanitaria ofrecieron ayer una conferencia de prensa en la sede de la CIG de Vilagarcía para exponer las mejoras que, en su opinión, debe incluir el nuevo contrato.

La medicalizada

La CIG reclama que la ambulancia medicalizada del Hospital do Salnés permanezca todo el año en su base del centro sanitario de Rubiáns, en vez de trasladarla en julio y agosto a Sanxenxo, como se está haciendo en la actualidad. En segundo lugar, solicitan que se quede todo el año en Vilagarcía el vehículo asistencial básico que se contrata actualmente de refuerzo durante 12 horas diarias en los dos meses centrales del verano.

Para el sur de la comarca, la central sindical demanda que se medicalice una ambulancia en Sanxenxo para los meses de julio y agosto, y que se refuerce la dotación actual con una nueva ambulancia asistencial básica, de 12 horas, con base en Sanxenxo. De este modo, Aboi opina que quedarían bien cubiertas las emergencias tanto en la parte norte de la comarca como en la sur.

El sindicato sostiene que es imprescindible ampliar el número de ambulancias que operan en O Salnés, y más después de lo ocurrido este verano en la comarca.

Según la CIG, se produjeron hasta siete muertes que quizás se habrían podido evitar si hubiese una ambulancia más próxima al paciente. Y es que el sindicato nacionalista argumenta que en más de una ocasión se movilizaron servicios para atender urgencias que se produjeron a más de una hora de viaje. Unos tiempos que pueden resultar excesivos en determinados eventos, como un infarto.

Los argumentos

Xabier Aboi argumenta que la CIG no solo pide más ambulancias para el área sanitaria de O Salnés y Pontevedra por lo sucedido este verano, en el que en más de una ocasión se movilizó el helicóptero con base en Santiago porque no había ambulancias cerca. Otro motivo es que el número de intervenciones se ha incrementado notablemente. “En 2010, se hacían de media 30 servicios diarios entre las bases de O Salnés y Caldas, pero este año han sido 48”, tomando como referencia el periodo comprendido entre el 1 de enero y el 31 de agosto pasados.

“Hay 17 servicios más al día que en 2010, pero los medios son prácticamente los mismos”, prosigue Xabier Aboi.

A mayores, dado que el hospital de referencia de parte de la comarca de O Salnés está en Pontevedra, a menudo cuando una ambulancia acude a una urgencia y debe trasladar a un paciente a la capital provincial, “ese municipio queda sin servicio durante dos o tres horas, que es lo que puede tardar en estar de vuelta”.

La CIG sostiene que hacen falta refuerzos tanto en Vilagarcía como en Sanxenxo

Esta situación puede derivar en un peor servicio para los pacientes, que pueden verse obligados a esperar más tiempo por la llegada del furgón que les trasladará a un centro sanitario; pero también expone a los trabajadores a un mayor desgaste físico y emocional debido a la sobrecarga laboral y la falta de tiempo de descanso. “Hay casos en los que el personal no tuvo tiempo ni para comer en todo el día”, asevera Aboi.

En este sentido, otra de las mejoras que van a reclamar que se incluyan en el nuevo contrato del 061 es que la ambulancia medicalizada disponga de dos técnicos sanitarios, en vez de uno solo, como ocurre actualmente. A este respecto, la CIG alega que todas las UVI móviles en Galicia cuentan con cuatro tripulantes: un médico, un enfermero y dos técnicos.

Servicios diarios

La ambulancia de Vilagarcía realiza una media de 13 traslados diarios, la de Cambados, hace diez; y la de O Grove, pasó de cinco diarios de media en 20201 a siete. Números que en opinión de Aboi justifican por sí solos la necesidad de reforzar el servicio que se presta a los ciudadanos.

El viernes de esta semana, la CIG celebrará una reunión con la cúpula del 061 para exponerles estos puntos de vista sobre la situación del transporte sanitario urgente en O Salnés. Según sus estimaciones, aplicar estas mejoras supondría un coste anual de unos 700.000 euros, pero ellos lo consideran plenamente viable. “Es bastante menos de lo que gastan algunos concellos en subvenciones para los conciertos, y en este caso estamos hablando de salvar vidas”, espetó Xabier Aboi.

Suscríbete para seguir leyendo