El movimiento que puso en marcha ayer Matías González para tratar de que gobierne en A Illa la lista más votada parece no haber encontrado mucho entusiasmo en las otras dos formaciones políticas de A Illa. Ninguna de las dos tiene la intención de sentarse con el Partido Popular o “quien quiera que sean ahora”. De hecho, el PSOE ya lo dejó claro desde el primer minuto y el BNG acaba de sacar un comunicado en el que explica que “volver a la cordialidad y a la buena educación es algo que nos parece bien, pero ese es un ámbito y otro muy diferente es el aspecto político, y en este, no tenemos nada que hablar con el PP”.

Ahora la gobernabilidad de A Illa queda a expensas de que PSOE y BNG alcancen un pacto de gobierno en unas negociaciones que no van a ser sencillas precisamente, sobre todo porque ambas fuerzas se encuentran muy parejas en votos y la tendencia que han dejado las urnas es más favorable a los nacionalistas que al PSOE, aunque sea esta formación la segunda fuerza. Esas negociaciones darán comienzo, probablemente, esta misma semana.

La propuesta de Matías González Cañón recordaba que su candidatura fue la más votada el pasado domingo y, por tanto, “el pueblo nos eligió como el grupo indicado para gobernar este Concello”. El candidato conservador insistía en su predisposición a que nel gobierno de A Illa cambie, aunque reconoce que su situación personal “en la que probablemente tenga que tomar posesión de mi acta de concejal de manera independiente del partido Popular, pero con el respaldo de mi grupo de ediles”, por eso estaba abierto “a una negociación con cualquiera de las dos fuerzas minoritarias, que nos permita que nuestro grupo forme gobierno para el beneficio de A Illa”.

Insistía en que “el pueblo habló y dejó de manifiesto, de forma clara, que confía en nuestro grupo y por ese motivo debemos buscar la manera de que los vecinos sean correspondidos por la confianza depositada en nosotros”. En ningún caso esas negociaciones hablaban de un pacto a tres bandas, sino de respetar el resultado de las urnas convirtiendo a Matías González en alcalde.