Los vertidos a la ría de Arousa desde el río O Con tienen los meses contados

35 millones de euros para eliminar porquería en Vilagarcía

El aparcamiento de Fexdega, en Vilagarcía. Marcada en rojo, la parcela en la que se construirá el tanque de tormentas.

El aparcamiento de Fexdega, en Vilagarcía. Marcada en rojo, la parcela en la que se construirá el tanque de tormentas. / M. Méndez

Manuel Méndez

Manuel Méndez

La construcción del tanque de tormentas con el que se quiere reducir en más de un 90% los vertidos de fecales al río O Con, para así minimizar su impacto en la ría de Arousa, está a punto de comenzar.

La parcela elegida para ello en el centro de Vilagarcía –aparcamiento del recinto ferial de Fexdega–, ya ha sido completamente acotada y vallada, instalándose en su interior las casetas de obra y el material necesario para acometer esta ambiciosa actuación, que junto a otra similar a acometer unos metros río abajo –en el entorno de la plaza de abastos–, supone un desembolso de 10 millones de euros.

Alcantarillado

Presupuesto en el que se incluye la reposición de la red de alcantarillado en el margen izquierdo del cauce fluvial, así como la renovación de los colectores de la calle García Caamaño y algunos más.

Hacer realidad estas nuevas canalizaciones y construir los tanques de tormentas de Fexdega y la plaza, con 2.080 y 3.700 metros cúbicos de capacidad, respectivamente, forma parte del plan diseñado por la Xunta para, por mediación de Augas de Galicia, imprimir una notable mejora del saneamiento municipal de Vilagarcía y, con ello, seguir apostando por el saneamiento integral de la ría de Arousa.

La EDAR

Razón por la cual, la Xunta contempla, igualmente, la ampliación de la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR); proyecto aún más ambicioso que el de los tanques de tormenta y que prácticamente supone habilitar un centro de depuración totalmente nuevo, elevándose así el desembolso total de la Xunta a unos 35 millones de euros.

La ría de Arousa vuelve a sufrir a través del río Con

Manuel Méndez

Todo ello, hay que insistir, por el bien y el futuro de la ría de Arousa, visiblemente castigada por la sucesión de vertidos residuales, industriales y/o químicos que se efectúan con excesiva frecuencia, ya sea directamente a la ría o bien a través de ríos como el Con, Ulla, Umia, Breiro y tantos otros.

Augas de Galicia

Por cierto, que en relación con este proyecto, la directora de Augas de Galicia, Teresa Gutiérrez, incide en la complejidad de la tramitación administrativa para la nueva depuradora, ya que se hace necesario modificar el Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM).

Es por ello que la Xunta ha solicitado al Concello “la remisión del informe técnico en el que se valore la compatibilidad entre las actuaciones proyectadas y el planeamiento urbanístico en vigor”.

Al igual que pide a Ravella que ponga a disposición de la Xunta los terrenos necesarios para ejecutar la EDAR y que, una vez ejecutado el proyecto, las nuevas instalaciones sean sometidas a un “correcto plan de mantenimiento y conservación” por parte del Concello de Vilagarcía, ya que de ello dependerá “mejorar el estado de las aguas de la ría y evitar los desbordamientos de la red de colectores”.

751.000 metros cúbicos menos

Cuando, en febrero de 2022, las conselleiras de Mar y de Infraestruturas anunciaron el proyecto de saneamiento a ejecutar en Vilagarcía, para mejorar el estado de salud de la ría de Arousa, ya anunciaron que la inversión de 10 millones de euros para renovar la red de alcantarillado de Vilagarcía marcará un antes y un después en los vertidos al río de O Con.

Hay que tener presente que este cauce padece un volumen de vertido medio anual de 771.376 metros cúbicos, y una vez ejecutada la obra esas emisiones se limitarán a poco más de 20.000 metros cúbicos.

El plazo de ejecución de estos trabajos, que ahora pueden darse ya por iniciados, es de un par de años, por lo que en verano de 2025 se habrán acabado los vertidos que con tanta frecuencia acaban en el río O Con para desembocar en la ría de Arousa.

Suscríbete para seguir leyendo