Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La concejala de Urbanismo comparece en pleno

Paola María: "Cuando reformamos la plaza de Galicia los apocalípticos anunciaron que poco menos que podría morir gente"

La edil de Urbanismo rechaza que la renovación del saneamiento de Arzobispo Lago acarree un sobrecoste: “Conseguimos 100.000 euros para cambiarlo” | Desvela que la tapa de registro ciega ya estaba en desuso

vilagarcia de arousa pleno municipal paola maria Noe Parga

“Cuando reformamos la plaza de Galicia los apocalípticos anunciaron que poco menos que podría morir gente; cuando convertimos una plaza-rotonda como era la de la Independencia en una plaza-lugar de estancia, los mismos agoreros pusieron el grito en el cielo porque el comercio iba a morir y no se sabe cuántas desgracias más. Frente a eso, una inmensa mayoría social aplaude esas medidas de humanización, organizaciones de prestigio reconocen el esfuerzo de Vilagarcía y los vilagarcianos por adaptarse a los nuevos tiempos y hasta el Concello recibe algún que otro premio”. Son palabras de la concejala de Urbanismo e Mobilidade, Paola María Mochales, que ayer compareció en el pleno a petición del PP para dar explicaciones sobre la renovación del saneamiento que se ha ejecutado en Arzobispo Lago y que no se contemplaba en el proyecto inicial.

Obras en Arzobispo Lago. Noe Parga

Considera María que “con Arzobispo Lago está pasando lo mismo que pasó con las plazas de Galicia y de la Independencia, y con el resultado final volverá a pasar lo mismo. Por mucho que algunos se empeñen, la humanización de la ciudad continúa adelante y con un amplísimo respaldo social. En Arzobispo Lago, donde antes había apenas 600 metros cuadrados para las personas, ahora va a haber 2.400, más amables, más seguros, más vivibles y más sostenibles medioambientalmente”.

La concejala socialista recalcó en la sesión plenaria que en todos los proyectos existe una partida denominada “de servicios afectados” a la que se puede recurrir para imprevistos como este, ya que “el estado de cualquier canalización no se puede comprobar hasta el momento en que se excava”. “Ni los técnicos ni las empresas adjudicatarias ni mucho menos nosotros tenemos una varita mágica para saber cómo están las redes de saneamiento después de décadas de uso y de sucesivas conexiones y ampliaciones que no siempre quedan bien reflejadas en planos o documentos”.

Un 15% de fondos propios

Reconoció que fue necesario realizar un modificado pero descarta que la renovación del alcantarillado haya supuesto un sobrecoste: “Se trata de una actuación complementaria. Pudimos conseguir en concurrencia competitiva otros 100.000 euros más de la Diputación, en este caso a través del Plan Ágora. Es decir, de los aproximadamente 700.000 euros que invertimos en las obras de humanización y la renovación de la red de saneamiento, el Concello solo tuvo que poner de fondos propios apenas el 15%.

El tramo más próximo a Alexandre Bóveda está hormigonado. Noe Parga

La polémica alcantarilla

Uno de los asuntos polémicos fue la aparición de una alcantarilla dentro de una de las fuentes. Paola María admite que “fuimos plenamente conscientes de la existencia de una tapa de registro en ese lugar concreto. Tanto es así que esa tapa figura en el plano topográfico del proyecto”.

Es más, durante el uso del robot para limpiar las tuberías, un proceso que la edil socialista define como “paralelo a la obra”, “pudo comprobarse que ese registro no tiene utilidad porque da salida a un tubo en desuso que quedó como resto de una obra muy anterior”. Dice la concejala que la arqueta tampoco significará ningún sobrecoste.

La previsión es terminar la humanización en enero

En cuanto a los plazos de ejecución de la obra, el cambio de toda la red de saneamiento supondrá un cierto retraso, ya que no será en diciembre sino en enero cuando Arzobispo Lago pueda lucir su remozada imagen.

Por otra parte, una de las preguntas formuladas por el Partido Popular se refería al hallazgo de una antigua canalización descubierta durante las obras, pero no de humanización en sí, sino de la renovación de los conductos de electricidad por parte de Elecnor-Fenosa. Paola María aclaró que se trata de “un vestigio de las llamadas tajeas que se hicieron a finales del siglo XIX para facilitar la desecación y urbanización de las marismas” y que “carece de valor arqueológico o patrimonial más allá de ser una prueba de cómo se trabajaban las obras públicas hace 150 años”.

Trabajos de pintado de la línea amarilla ayer, en Conde Vallellano. Noé Parga

La grúa retira coches en Conde Vallellano para el pintado de la línea amarilla que prohíbe aparcar

Unos carteles en unas vallas amarillas colocadas a lo largo de Conde Vallellano informaban a los conductores de que la calle debía permanecer libre de coches desde las siete de la mañana de ayer para proceder al pintado del vial. Precisamente la señalización horizontal a realizar era una línea amarilla continua a ambos márgenes de la calzada que prohíbe el aparcamiento en todo Conde Vallellano.

Operarios municipales se encargaron de realizar los trabajos. No obstante, previamente fue necesario que la grúa de la Policía Local retirase varios vehículos que por la mañana permanecían estacionados en el citado vial, de forma que interrumpían las labores de pintado.

El Concello prohibió la circulación rodada en Conde Vallellano cuando comenzaron las obras de humanización de Arzobispo Lago, ya que era la calle de salida de esta. Posteriormente se permitió el paso puntual de autobuses que daban servicio al hotel y actualmente los únicos vehículos que pueden entrar y salir de Conde Vallellano son los taxis.

Compartir el artículo

stats