Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alertan sobre los problemas ambientales que causa el derroche en luces de Navidad

Piden que se limite la extensión de esta contaminación lumínica en la costa | “Es imperdonable en el contexto de cambio climático que vivimos”

Alumbrado navideño en una calle de la comarca de O Salnés. Iñaki Abella

El Colectivo Ecoloxista de O Salnés (CES) emitió ayer un comunicado en el que carga duramente contra los concellos por inundar de contaminación lumínica zonas próximas a la costa y que, incluso, se encuentran protegidas. Desde la entidad que preside Marta Lois reconocen que la Navidad “es mucho más que una fiesta cristiana, se trata de un evento de reencuentro con los familiares y amigos en la que se engalanan las casas y se hace un gasto extra”. Sin embargo, cuando este gasto se convierte en “derroche es cuando puede ser peligroso, no solo par ala economía, sino también para el medio ambiente”.

Un ejemplo de lo que denuncian los ecologistas es el encendido de las luces de Navidad en las calles desde noviembre para estimular el consumo, “tal y como pregonan los irresponsables políticos que nos gobiernan; este consumismo que se pregona está lleno de engaños y perjuicios, tanto para la especie humana como para la naturaleza, ya que se consumen los recursos del planeta”. Pero lo que más indigna al CES es que el derroche eléctrico del sobrealumbrado “es del todo imperdonable en el contexto derivado del cambio climático que estamos sufriendo”.

Desde el colectivo insisten a los alcaldes que estos abusos en los adornos lumínicos “son un mal ejemplo para la sociedad, a la que se les está pidiendo que ahorren en luz, porque se estimula a copiar lo que hacen las administraciones públicas, como está ocurriendo con algunos establecimientos hosteleros, que ven en este derroche una buena opción para hacerse publicidad”.

Instan a la administración a a velar por controlar la “contaminación lumínica en la comarca, así como a luchar contra el feísmo paisajístico que representa una luminaria de tal calibre en el medio de la oscuridad, que no es más que una chabacanería más de las que estamos cansados de sufrir en nuestro paisaje, afeándola incluso de noche”.

Desde el Colectivo Ecoloxista do Salnés “consideramos que es preocupante la iniciativa de algunos establecimientos, representativa de una forma de pensar nada responsable con el paisaje ni con la salud climática”. Tampoco la consideran solidaria en el contexto de austeridad energética en la que estamos inmersos, animando a la sociedad a que “no se deje engañar por estos reclamos y a las autoridades a cambiar sus políticas, dando ejemplo de una vez por todas, con un consumo ambiental y socialmente responsable”, explican. El CES considera que el alumbrado navideño debería dejarse solo para los ámbitos urbanos y para el interior de las viviendas y empresas.

Compartir el artículo

stats