Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un peryan de altos vuelos da el campeonato de cetrería a Meaño

Este año tuvo que emplear perdices como aves de presa para adiestramiento | Hubo cinco categorías durante la exhibición

Un águila emprende el vuelo en una de las exhibiciones recientes en Meaño. | // IÑAKI ABELLA

El cetrero meañés Ignacio Orge revalidó este fin de semana su título de campeón gallego de cetrería en la modalidad de pequeñas aves. Lo hizo con su peryan “Narco”, en el marco del campeonato celebrado en Cospeito, enclavado en el Tecor de la Terrá Cha lucense y que congregaba a unos 75 socios adscritos a la Sociedade Galega de Cetrería. Una entidad que, amén de gallegos, cuenta con otros aficionados cántabros, vascos, castellano-leoneses y madrileños, que optaron por federarse en Galicia.

En la modalidad de pequeñas aves, que aúna a pájaros de cetrería con menos de 350 gramos de peso, competían 15 cetreros. Ignacio Orge lo hacía con su peryan, que responde a un halcón híbrido de peregrino y cernícalo americano que él cría desde hace cinco años. Orge reconocía la satisfacción por un logro, que suma así a sus títulos de campeón gallego y campeón de España de Cetrería del último año.

Pesadas codornices

El cetrero meañés reconocía que “este año la dificultad radicó en que tuvo que hacerse con perdices, como aves de presa, por cuanto Medio Ambiente prohíbe ahora el uso de codornices para estas prácticas, tal y como se venía haciendo”.

“La perdiz -explica- es un ave de mayor tamaño, que puede rondar los 400 gramos de peso, y eso para las pequeñas aves supone un esfuerzo grande el tener que apresar y levantar aves en ocasiones superiores a su propio peso”.

Vuelos espectaculares

En la cita lucense, “Narco” protagonizó dos vuelos soberbios. El primero, el sábado, en la fase de clasificación, en que con un vuelo con aire en pico, capturó su perdiz en pleno vuelo, lo que le valió su acceso a la final.

Y en esta, el domingo, también con una acción de aire en pico, protagonizó un vuelo muy largo, de casi 250 metros, en el que por dos veces en el aire casi repite captura directa, y que al final tomó como presa tocando el suelo, mismo dejado de un vehículo.

Vencedores

Cinco eran las categorías en liza en este campeonato. Los campeones fueron Rogelio Tubío, cetrero de Rianxo en la modalidad de altanería; José Vigo (de Bilbao), en vuelo bajo con azores; José Grégores (Tui), en la de vuelo con águila de Harris; y la coruñesa Isabel Cañás, en la categoría de “brazo tornado”, que responde esa a la técnica de cetrería en la que el ave rapaz despliega sus alas desde el guante del cetrero una vez que se levantó la presa.

Núcleos zoológicos en O Salnés

Natural de la parroquia meañesa de Xil, y a sus 50 años, Ignacio Orge suma este título a los de sus últimas citas. El último, tras haberse proclamado en Albacete campeón de España de Cetrería con Taiga en la modalidad de águila de Harris. Antes, en 2016 se hiciera con el subcampeonato gallego con su águila de Harris (Musa), en 2018 campeón gallego con su azor Silver, y en 2019 subcampeón de España en Osuna (Sevilla) precisamente con Narco, cita y año en la que otra de sus aves, el sayan Dark, se proclamaba campeón de España, volando en aquella ocasión del brazo de María Poy, esposa de Ignacio Orge. Este cetrero cuenta desde hace unos años un su Xil natal con núcleo zoológico propio y reglado. En él, actualmente, cría y trabaja con algo más de una veintena aves de presa. Entre ellas, águilas de Harris, colarroja, búho real, lechuzas, cernícalo americano, peryan y, lo último, búhos nivales. Añadido, ha sido reconocido como criador de SOIVRE, órgano de servicios de inspección, cuya función es velar para que el comercio internacional de especímenes protegidas, no constituya una amenaza para su supervivencia, regulando el comercio legal en el país y otros Estados.

Compartir el artículo

stats