Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los depuradores proponen cambios en el manejo de moluscos con toxina amnésica

Plantean suprimir la obligatoriedad de devolver el producto al mar en un plazo máximo de 72 horas

Representantes de las cofradías y de Agade, antes de la reunión con el Intecmar. | // NOÉ PARGA

El episodio tóxico que comenzó en junio y castigó con dureza las rías gallegas desde el mes de agosto, sigue generando debate, ya que el sector productor, el depurador y la Xunta barajan diferentes estrategias para tratar de minimizar los efectos provocados por los cierres de polígonos bateeiros y bancos marisqueros.

Ya se explicó ayer que las partes se reunieron en la sede del Instituto Tecnológico para el Control del Medio Marino (Intecmar) y que pusieron sobre la mesa la posibilidad de subdividir los bancos marisqueros de mayor extensión en caso de episodios tóxicos tan prolongados como el actual, citando como ejemplo la zona IV de Pontevedra.

Ahora puede añadirse que en el caso de la toxina amnésica (ASP), los depuradores sugieren cambios que, a su juicio, resultarán positivos para su sector y para las cofradías, agrupaciones de mariscadores y mejilloneros.

4 o 5 días en depuradora

La Asociación Gallega de Empresarios Depuradores de Moluscos (Agade) plantea cambiar, por ejemplo, la norma que establece la obligatoriedad de analizar y retirar de las depuradoras, en un plazo máximo de 72 horas, el producto afectado por Amnesic Shellfish Poison (ASP).

Hay que tener presente que en ocasiones puede llegar a las instalaciones de depuración y comercialización molusco afectado por toxicidad tipo ASP que ha sido legalmente recogido.

Es decir, que puede haberse extraído mejillón, berberecho, almeja o cualquier otro molusco inmediatamente antes de que se produzca un cierre cautelar o efectivo del polígono bateeiro o el banco marisquero en el que se encontraba ese producto.

Una reunión mantenida en Conxemar entre representantes de la Federación de Cofradías de Pontevedra y la Asociación Gallega de Depuradores (Agade). FdV

En ese momento, dado que el producto ya está en depuradora, debe ser analizado y retirado de la misma, ya sea para su comercialización –si los análisis que se realizan en la propia depuradora dan negativo en toxicidad–, o bien para devolverlo al mar o destruirlo; todo ello en el plazo máximo de 72 horas desde que se produce el cierre de la zona de la que se extrajo.

Es aquí cuando sale a relucir la propuesta de Agade, donde dicen tener constancia de que este tipo de toxicidad tiende a depurarse cuando los moluscos permanecen en las depuradoras por un período de 4 o 5 días, “pasando a ser aptos para el consumo”.

Dicho de otro modo, que mantener el límite de las 72 horas puede obligar a destruir o devolver producto que, aún procediendo de zona cerrada por ASP, y estando afectado por la misma, estará en perfectas condiciones para su consumo si se aguanta uno o dos día más en la depuradora.

De ahí que los depuradores, presididos por Tito Fariña, y con Juan Carlos Maneiro Cadillo como secretario general –exdirector del Intecmar y buen conocedor del centro y del sector–, plantee la posibilidad de modificar la norma de las 72 horas “para evitar la destrucción o devolución al mar de determinadas partidas de moluscos afectadas por ASP”.

Galicia despacha cientos de toneladas de mejillón e incrementa su precio en origen

Galicia despacha cientos de toneladas de mejillón e incrementa su precio en origen Manuel Méndez

Frente a este planteamiento, expuesto al Intecmar por el propio Maneiro y depuradores como Carmen Filgueira y María Dolores de la Torre, la Consellería de Sanidade reclama al sector que presente esta propuesta por escrito y bien fundamentada.

Inés Mato Naveira, de la Secretaría de Programas de Control de Riesgos Ambientales para la Salud, y José Ángel Viñuela, jefe del Servicio de Seguridad Alimentaria, instan a Agade a detallar las actuaciones a desarrollar, sobre todo demostrando científicamente que la eliminación de la toxicidad ASP en depuradora es posible y determinando los plazos necesarios para ello en función de la especie de que se trate y los niveles de toxicidad.

37

El "oro negro" de batea está "en comida" Manuel Méndez

Una vez recibida esa propuesta, las Consellerías de Mar y Sanidade, junto a los propios depuradores, tratarán de concretar la viabilidad de la propuesta y, si procede, iniciar el proceso de para autorizar que el molusco afectados por ASP pueda permanecer más de 72 horas en los centros de depuración.

Extracción de molusco de zonas afectadas

Cuando Agade plantea estas y otras posibles alternativas para reducir las pérdidas y trastornos derivados del cierre de bateas y bancos marisqueros, sugiere a la Xunta que cuando en una zona cerrada por biotoxinas se obtengan dos resultados negativos consecutivos, con al menos 48 horas de diferencia entre ellos, y aún cuando las condiciones aconsejen esperar a un tercer resultado negativo, por parte del Intecmar se proceda a la apertura de esa zona en concreto.

La misma estaría en situación D, es decir, abierta para la extracción pero con toxicidad residual en los moluscos.

La idea es que sea obligatorio analizar todos los lotes que salgan de la zona concreta mientras el Intecmar no cambie la calificación sanitaria sobre su estado.

Un episodio que tiende a remitir, pero no hay nada seguro

Con los episodios tóxicos no es fácil hacer pronósticos, ya que se trata de un fenómeno natural sujeto a todo tipo de condicionantes, sobre todo meteorológicos.

Aún así, en el Intecmar quieren ser optimistas y sostienen que el actual episodio tóxico puede estar remitiendo.

Aunque sin descartar que pueda reactivarse o aparecer un nuevo episodio, dependiendo de cómo evolucione el tiempo en las próximas semanas.

De este modo, cree Agade, “se aliviaría la situación de escasez o carencia de producto en determinados momentos”, siempre con el compromiso de que todos los lotes de molusco que se sacaran de las zonas afectadas pasarían necesariamente por un establecimiento de depuración donde permanecerían en tanto no se tuvieran los resultados analíticos definitivos.

Pero no lo ven tan claro en el Intecmar ni en Sanidade, pues consideran que podría tratarse de un traspaso de responsabilidades y competencias de la administración a la depuración, además de poder alterar las condiciones del libre mercado.

Sea como fuere, Mar y Sanidade piden a Agade que haga una propuesta por escrito para poder analizar en detalle esta idea antes de tomar una decisión al respecto.

Consenso en torno a cierres cautelares como los de Pontevedra

La reunión celebrada el lunes en el Intecmar para analizar la situación creada por el intenso episodio tóxico vivido desde el verano en Galicia, lleva al sector a concluir que los cierres cautelares de polígonos y bancos marisqueros, aún resultando un contratiempo, son necesarios y positivos “para todos”.

Lo sostienen en Agade, donde resaltan que “hay un consenso general en cuanto a la necesidad de este tipo de actuaciones”, tanto por lo que representan “como medida de protección de la salud de los consumidores, como por ser un mecanismo de protección de las garantías de calidad de los productos, evitando así posibles problemas en el mercado”.

34

Las mariscadoras vuelven a faenar Gustavo Santos

Salió esto a relucir al analizar algunos de los cierres de zonas de producción marisquera más relevantes de cuantos se registraron en los últimos meses, explicando la directora del Intecmar, Covadonga Salgado, las decisiones tomadas en cuanto a aperturas y cierres de bancos marisqueros y bateas.

Se refirió a lo complicado de la situación generada por la confluencia de biotoxinas como la amnésica, la paralizante y la diarreica.

Así como a la necesidad de tener en cuenta tanto los niveles de toxicidad presentes en los moluscos en cada momento, los niveles de fitoplancton tóxico en el agua, jornada tras jornada, y otros muchos condicionantes que pueden afectar a las zonas de infaunales y a los polígonos bateeiros.

Desde el Intecmar, remarcan los depuradores, se hizo especial hincapié en detallar las circunstancias que rodearon determinados cierres cautelares en zonas como la IV de la ría de Pontevedra, refiriéndose a su duración y a las condiciones para su levantamiento.

Compartir el artículo

stats