La futura Ley de Pesca permitirá a las mariscadoras jubilarse antes

La legislación que está en trámite parlamentario mejora los coeficientes reductores de las trabajadoras del mar

Participantes en el foro, que se celebra en el Auditorio de Vilagarcía. |  // IÑAKI ABELLA

Participantes en el foro, que se celebra en el Auditorio de Vilagarcía. | // IÑAKI ABELLA / Anxo Martínez

Los trabajadores que voluntariamente deseen prolongar su vida laboral tras cumplir la edad de jubilación pueden beneficiarse de unos incentivos económicos, ya sea en forma de una pensión mayor cuando finalmente accedan al retiro o mediante una asignación anual única. Es lo que se conoce como “jubilación demorada”, y está regulada por la ley 21/2021, que entró en vigor el 1 de enero de este año. Sin embargo, las mariscadoras de a pie gallegas no pueden acogerse a esta medida porque se topan con la negativa de la Consellería do Mar a renovarles el permiso de explotación (Permex).

Si la Ley de Pesca no prospera en el Congreso por falta de apoyos políticos, el Gobierno aprobará los coeficientes nuevos mediante un Real Decreto

El Auditorio de Vilagarcía acoge entre ayer y hoy la segunda edición de ForoMar, un evento centrado en las problemáticas sociolaborales de los trabajadores del mar -pero enfocado sobre todo a las mujeres- que organiza la asociación de autónomos UPTA España. Durante la jornada de ayer, la directora del Instituto Social de la Marina (ISM), Elena Martínez Carqués, ofreció una conferencia sobre el acceso a la jubilación de las mariscadoras de a pie, extensible a otras trabajadoras del mar, como las redeiras, las percebeiras o las bateeiras.

Elena Martínez Carqués indicó que abordará con la Consellería do Mar la conveniencia de modificar la norma autonómica que regula la concesión de los Permex, para permitir que aquellas mujeres que por la razón que sea prefieran seguir trabajando unos años después de la edad de jubilación puedan hacerlo. Actualmente, se topan con la negativa de la Xunta a renovar los permisos de explotación, tal y como señalaron algunas mariscadoras presentes en la sala.

Elena Martínez Carqués, directora del ISM, durante su ponencia de ayer en ForoMar. |   // IÑAKI ABELLA

Elena Martínez Carqués, directora del ISM, durante su ponencia de ayer en ForoMar. | // IÑAKI ABELLA / Anxo Martínez

La directora del ISM considera que la ley que regula la jubilación demorada está pensada para hacer más sostenible el sistema público de pensiones, por un lado, pero también para que puedan permanecer en el mercado laboral aquellas personas que se vean con fuerzas para ello o que lo necesiten para, por ejemplo, sumar unos pocos años de cotización.

“Hay un colectivo profesional que en estos momentos no puede acceder a un tipo de jubilación del que sí pueden beneficiarse otros trabajadores”, indicó Martínez Carqués para señalar que, a su entender, esta situación supone una discriminación para las mariscadoras, que no pueden ejercer su oficio sin el Permex.

La directora del ISM asume que el marisqueo a pie es un trabajo físicamente duro, y que acostumbra a cobrarse un peaje en forma de lesiones que impiden trabajar a partir de cierta edad, pero añade que puede haber mariscadoras que sí desearían seguir en activo unos años, ya sea “porque se encuentran bien o porque necesitan seguir cotizando”.

Además, los incentivos por prolongar la vida profesional son tentadores, ya que el trabajador puede obtener una revaloración fija de su jubilación para toda la vida o una aportación en efectivo que podría llegar a los 8.000 euros en caso de un trabajador que tenga 35 años cotizados y cuya base de cotización ronde los 1.500 euros, que es aproximadamente la que tienen actualmente las mariscadoras.

Coeficiente reductor

La primera edición de ForoMar se celebró en noviembre de 2021 en Cambados. Entonces, el ministro de la Seguridad Social, José Luis Escribá, se comprometió a estudiar el aumento del coeficiente reductor para la edad de jubilación de las mariscadoras de a pie, debido a la especial dureza de su trabajo.

Un año después, el compromiso se ha traducido en una disposición transitoria de la Ley de Pesca Sostenible, que está en tramitación parlamentaria. En dicha disposición, se indica que el coeficiente reductor de las mariscadoras de a pie y los bateeiros pasa del 0,10 actual al 0,15. Los buzos de pesca y las redeiras, por su parte, pasan a tener por primera vez coeficiente reductor, y será también del 0,15.

[object Object]

El foro se clausura hoy con la presencia de la vicepresidenta segunda del Gobierno, y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. Estará en el Auditorio de Vilagarcía a las 13.30 horas, tras la clausura, en la que participarán el alcalde, Alberto Varela; la presidenta de la Asociación Nacional de Mujeres de la Pesca (Anmupesca), Rita Míguez; y el presidente de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA), Eduardo Abad. Yolanda Díaz también estará a primera hora de la mañana con las mariscadoras de Carril en la playa de Compostela.

De este modo, las trabajadoras que lo deseen podrán acogerse a la jubilación unos meses antes de la edad real. Con el coeficiente actual, las mariscadoras podrían retirarse un mes antes por cada año cotizado, y con la nueva ley, el descuento será de mes y medio por año, con carácter retroactivo.

Elena Martínez Carqués indicó que si la ley no superase el trámite parlamentario por falta de apoyos políticos (el bipartito PSOE-Podemos no tiene mayoría absoluta), se regularía esta modificación vía Real Decreto. “Ya tenemos mucho adelantado, y esto no tiene marcha atrás, lo haríamos de otra manera, ya fuese mediante un real decreto o con otra fórmula”, avanzó.

Eso sí, la directora del ISM, que depende del Ministerio de la Seguridad Social, advirtió de que la ampliación de los coeficientes reductores no es gratis. Las mariscadoras seguirán pagando lo mismo en las cuotas mensuales de la Seguridad Social, pues ya les cobran el tipo del 7,5 por ciento de la base por accidente de trabajo. Pero las redeiras y los buzos sí verán sus cuotas muy incrementadas, pues pasarán del tipo actual del 1,30% al del 7,15. Para evitar un incremento repentino, el ISM ha presentado enmiendas a la Ley de Pesca, y propone que la actualización del tipo impositivo se realice de forma escalonada en un periodo de siete años, de modo que el recibo de autónomos de las redeiras vaya subiendo paulatinamente hasta equipararse al de las mariscadoras en 2029.

[object Object]

Durante la fase aguda de la pandemia de COVID, el Estado permitió ceses parciales de la actividad, de modo que las mariscadoras podían cobrar una prestación y seguir trabajando, siempre y cuando sus ingresos no superasen el umbral del 25 por ciento de las ganancias medias anteriores a la pandemia. Ese mecanismo se prorrogó en varias ocasiones durante los meses posteriores y finalmente, decayó. Sin embargo, se recuperará a partir del 1 de enero de 2023, tal y como anunció ayer en Vilagarcía la directora del ISM, Elena Martínez Carqués. El cese parcial (y temporal) podrá solicitarse por motivos de fuerza mayor, justificando una merma de ingresos de al menos el 75 por ciento.

Suscríbete para seguir leyendo