Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El ruido "insoportable" que generan las obras de la nueva biblioteca en las Galerías Casino, en Vilagarcía

Esta semana la adjudicataria está picando la placa y los comerciantes están desesperados | Solicitan una medición sonométrica y buscar una alternativa horaria

Así suenan las obras de la biblioteca de Vilagarcía que tienen a los comerciantes desesperados

Así suenan las obras de la biblioteca de Vilagarcía que tienen a los comerciantes desesperados María López

Para ver este vídeo suscríbete a Faro de Vigo o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Así suenan las obras de la biblioteca de Vilagarcía que tienen a los comerciantes desesperados María López

Las obras siempre son molestas pero “hay unos límites”. Así lo creen los comerciantes de las Galerías Casino y de otros locales exteriores de este céntrico edificio de Vilagarcía, completamente desesperados con el ruido ensordecedor que deben soportar durante todo el día debido a los trabajos de construcción de la biblioteca municipal. Aunque llevan dos meses sufriendo las incomodidades propias de una obra de semejante envergadura –la reforma del inmueble es integral–, esta semana la empresa adjudicataria ha comenzado a “picar” la placa y los decibelios se han disparado.

Los comerciantes llamaron el lunes a la Policía Local para denunciar la situación. Los agentes acudieron a las galerías y les recomendaron solicitar la medición sonométrica por Registro. Así lo hicieron, por lo que esperan que se lleve a cabo a la mayor brevedad posible. “Si esta obra fuese de un particular ya estaría paralizada”, comenta uno de los autónomos afectados.

El edificio del Casino se encuentra en obras para albergar la nueva biblioteca pública de Vilagarcía. PABLO HERNANDEZ GAMARRA

Los negocios no están en contra de las obras ni mucho menos, pero consideran que deben compatibilizarse con la actividad comercial. “¿Qué hacemos? ¿Cerramos?”, se pregunta la propietaria de una tienda de cerámica y decoración. Y es que resulta muy complicado mantener una conversación dentro de su local aun elevando la voz y teniendo la puerta cerrada.

La situación en la zapatería de enfrente es exactamente igual. “Como puedes comprobar, el ruido es infernal”, lamenta la propietaria, ya con dolor de cabeza.

Y en la joyería, ubicada en el interior de las galerías (sin escaparate exterior), más de lo mismo. “Con este panorama, ¿quién va a entrar hasta dentro? Nadie”, se responde a sí misma la joyera.

Además del estruendo, asegura que se ha estropeado “alguna iluminación” en el local a raíz de las obras y que las grietas que ya existían han aumentado.

Caída de cascotes

En este sentido, los comerciantes advierten de que en algunos bajos de este edificio de la calle de Castelao ya han caído cascotes. “El encargado de la obra nos ha venido a avisar de que estuviésemos pendientes por si había algún desprendimiento”, señalan los autónomos, que el lunes por la tarde llegaron a salir todos a la calle porque no aguantaban más tiempo en el interior de los comercios.

De 8.00 a 18.00 horas

Las obras empiezan a las ocho de la mañana y terminan a las seis de la tarde, por lo que coinciden unas cinco horas con el horario comercial (de 10.00 a 14.00 y de 17.00 a 18.00 aproximadamente).

Los comerciantes solicitan al Concello de Vilagarcía que busque una alternativa horaria de forma que los negocios puedan desarrollar su actividad con cierta normalidad y sin semejante ruido. “Podrían realizar esos trabajos de dos a cinco de la tarde”, propone una de las afectadas. “Aunque sea con más personal o más maquinaria”, agrega.

Los vecinos también están muy molestos: “Ya no es que no vendan, es que van a volverse locos”, advierte un residente de la calle Castelao en referencia a los dependientes de las tiendas. Mientras tanto, una clienta sale de las galerías tapándose los oídos con los dedos.

El dueño de la tienda de trajes de novio denuncia que tiene su escaparate inutilizado. | // PABLO HERNÁNDEZ

Con polvo y sin escaparate

Además de los problemas de contaminación acústica que están sufriendo comerciantes y vecinos del edificio del Casino con motivo de la construcción de la nueva biblioteca municipal, también existen otro tipo de quejas más particulares. Es el caso de la tienda de trajes de ceremonia con fachada a la calle Xeneral Pardiñas. Solamente dispone de un escaparate y está completamente inutilizado por las vallas de la obra. “Tuvimos una reunión con la concejala de Urbanismo y retiraron la valla unos días pero después la volvieron a poner”, relata el comerciante.

Según demuestra con fotografías, ese espacio reservado en la vía pública, justo frente a su escaparate, ha estado ocupado varios días por vehículos de la empresa adjudicataria. Ayer, ni siquiera eso, pues no había nada entre las vallas más que un cartel de la constructora, como se puede observar en una de las imágenes que acompaña esta información.

Tenemos la puerta cerrada para que no entre polvo pero es imposible evitarlo y no podemos encender el aire acondicionado porque se obstruiría el conducto”, se queja el comerciante.

La reforma del inmueble que el Ayuntamiento de Vilagarcía compró al Liceo para construir la biblioteca es una de las obras estrella del gobierno de Alberto Varela.

Compartir el artículo

stats