Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Precio mínimo, pago al contado y una Lei do Viño, propuestas del BNG para el sector

Pontón pide a la Xunta que actúe para mudar unos criterios de distribución de ayudas que “discriminan” al sector vitivinícola | Insiste en recuperar las “mesas do viño”

Ana Pontón visitó ayer las dependencias de Pazo Baión, en Vilanova de Arousa INAKI ABELLA DIEGUEZ

Precio mínimo para la uva, pago al contado a los productores a través del Igape y una Lei do Viño. Esas son las tres propuestas de mayor calado que el BNG va a reclamar a la Xunta para respaldar al sector viticultor. Estas tres demandas, las más destacadas de una larga lista, fueron ayer consensuadas con el sector en la visita que la líder nacionalista, Ana Pontón, realizó a Pazo Baión, perteneciente a la cooperativa Condes de Albarei, para ver el desarrollo de las tareas de vendimia. La responsable del Bloque Nacionalista Galego no dudó en trasladar el apoyo de la formación a un sector que considera clave para la economía, tanto en términos de creación de riqueza y empleo, como por lo que aporta en la preservación del territorio y de mantener vivo el medio rural.

Pontón insiste en la necesidad de una Lei do Viño que sea “ambiciosa e integral, que aborde cuestiones como la ampliación de la superficie de cultivo, el relevo generacional o la preservación de las variedades autóctonas”. La líder del BNG hizo hincapié en la limitada superficie de muchas explotaciones, porque resta “capacidad para competir y de crecer, de forma que los estudios recientes hablan de que la superficie media por explotación en Galicia es de 0.18 hectáreas, cuando la media española es de 1,8”. Insiste en que “tenemos el 3,5% de superficie dedicada a viñedos en el Estado, pero en cambio sumamos 200.000 parcelas, el 40% del total”-.

Es por ello que la nacionalista considera que se deben estudiar fórmulas que permitan aumentar el tamaño de las explotaciones, porque “este factor también penaliza a la viticultura gallega en la recepción de ayudas”. En la campaña 2019-2020 Galicia solo recibió el 1,1% del total de 212 millones de euros distribuidos por el Estado con cargo al Fondo Español de Garantía Agraria, apenas un euro de cada cien”.

La líder nacionalista considera que los criterios de reparto perjudican al sector, al favorecer la cantidad y no la calidad de la uva, por lo que Pontón reclama a la Xunta que “lidera la interlocución con el sector, para hacer propuestas que cambien esta discriminación por un reparto equitativo, sobre todo de cara a las ayudas previstas en la PAC estimadas en más de 200 millones para los cuatro próximos años.

El BNG también pone sobre la mesa otras propuestas a favor del sector, como recuperar las mesas del vino como mecanismo directo y constante de debate y diálogo entre administraciones y productores. Pontón destacó medidas como la de contratos homologados con precios mínimos para la uva, dando estabilidad al sector, tanto en la parte de producción como de comercialización, así como poner en marcha un sistema de financiación a través del Igape para el pago al contado de la uva.

Otra de las apuestas es la de la innovación e investigación para mantener la calidad que atesoran los vinos gallegos, muy bien valorados en los mercados internacionales. La líder nacionalista estuvo acompañada de la diputada Montserrat Prado, María Albert y responsables locales del BNG.

Compartir el artículo

stats